En la Cumbre de la Aviación celebrada en Berlín, Guillaume Faury, CEO de Airbus, habló de los retos de la cadena de suministro en el entorno post-Covid. A pesar de estas dificultades, la empresa mantiene su objetivo de producción de 75 aviones A320 al mes, su superventas. Faury habló de la frustración de las compañías aéreas por los retrasos en las entregas, que les obligan a mantener en servicio aviones más antiguos.

Admitió que, aunque el tráfico aéreo ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, el ritmo de entrega de nuevos aviones está aún muy lejos de las cifras de 2018 y 2019. El CEO subrayó el compromiso de Airbus de apoyar a sus proveedores frente a los retos laborales, financieros y de inflación de costes.

De cara al futuro, Airbus tiene previsto integrar en su flota aviones propulsados por hidrógeno y lanzar una versión mejorada del A320 para 2035.

Para concluir, Faury habló de la competencia en la industria aeroespacial, reconociendo el potencial de China, que ya representa el 20% del mercado mundial. Con la entrada en servicio del Comac 919, China podría convertirse en un competidor aún más serio. Faury subrayó la importancia de que Europa mantenga su competitividad.

Bloomberg TV proporcionado por MT Newswires

Vídeos de Bloomberg