Google dijo el jueves que había despedido a 28 empleados después de que parte del personal participara en protestas contra el contrato de nube de la empresa con el Gobierno israelí.

La unidad de Alphabet dijo que un pequeño número de empleados que protestaban entraron e interrumpieron el trabajo en algunas oficinas no especificadas.

"Impedir físicamente el trabajo de otros empleados e impedirles el acceso a nuestras instalaciones es una clara violación de nuestras políticas y un comportamiento completamente inaceptable", dijo la empresa en un comunicado.

Google dijo que había concluido las investigaciones individuales, que dieron como resultado el despido de 28 empleados, y que seguiría investigando y tomando las medidas necesarias.

En una declaración en Medium, los trabajadores de Google afiliados a la campaña No Tech for Apartheid lo calificaron de "flagrante acto de represalia" y dijeron que algunos empleados que no participaron directamente en las protestas del martes también se encontraban entre los despedidos por Google.

"Los trabajadores de Google tenemos derecho a protestar pacíficamente por los términos y condiciones de nuestro trabajo", añade el comunicado.

La facción que protesta afirma que el Proyecto Nimbus, un contrato de 1.200 millones de dólares concedido a Google y Amazon.com en 2021 para suministrar al gobierno israelí servicios en la nube, apoya el desarrollo de herramientas militares por parte del gobierno israelí.

En su declaración, Google mantuvo que el contrato Nimbus "no está dirigido a cargas de trabajo altamente sensibles, clasificadas o militares relevantes para los servicios de armamento o inteligencia".

Las protestas en Google no son nuevas. En 2018, los trabajadores presionaron con éxito a la empresa para que archivara un contrato con el ejército estadounidense, el Proyecto Maven, destinado a analizar imágenes aéreas de drones con potencial aplicación en la guerra. (Reportaje de Yuvraj Malik en Bengaluru; Edición de Anil D'Silva)