Las acciones estadounidenses y europeas bajaron el miércoles a la espera de más resultados empresariales esta semana y el yen se mantuvo cerca de mínimos de 34 años, lo que mantiene a los operadores recelosos de una intervención por parte de Japón.

Una subida después de hora de las acciones del fabricante de vehículos eléctricos Tesla, tras su promesa de nuevos modelos, y unos beneficios optimistas de algunas empresas estadounidenses levantaron inicialmente el ánimo, estimulando un repunte de las acciones tecnológicas en Asia, donde el sector subió un 3,6%, y en Europa, donde ganó un 2,5%.

El indicador MSCI de valores de todo el mundo subió 0,25 puntos, o un 0,03%, hasta 758,40.

En Wall Street, el índice industrial Dow Jones cayó 76,51 puntos, o un 0,20%, hasta los 38.427,18 puntos. El S&P 500 perdió 9,58 puntos, o un 0,19%, hasta los 5.060,97 y el Nasdaq Composite perdió 26,80 puntos, o un 0,17%, hasta los 15.669,84.

El amplio índice europeo STOXX 600 cerró con un descenso del 0,5% tras haber alcanzado su nivel más alto en más de una semana. Los valores financieros fueron un lastre.

"Esta semana volvemos a los fundamentos del mercado y a los beneficios. Al menos temporalmente, estamos eludiendo la geopolítica que ha estado afectando a los mercados en las dos últimas semanas", dijo Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier.

El oro, refugio seguro, perdió un 0,08% hasta los 2.320,06 dólares la onza. Los futuros del oro estadounidense cayeron un 0,14% a 2.324,50 dólares la onza.

En una semana repleta de beneficios, aún quedan por conocer los resultados de los gigantes tecnológicos Meta Platforms, Alphabet y Microsoft.

DIVERGENCIA DE DATOS

Las encuestas sobre el índice de gestores de compras mostraron el martes que la actividad empresarial general en la zona euro y en Gran Bretaña se expandió a su ritmo más rápido en casi un año, mientras que la actividad empresarial se enfrió en Estados Unidos.

Esta divergencia ayudó al euro a superar los 1,07 dólares en los intercambios asiáticos, su nivel más alto en más de una semana.

"Por una vez, la divergencia de datos entre EE.UU. y la zona euro ha beneficiado al euro/dólar", dijo Francesco Pesole, estratega de divisas de ING, en una nota.

"(Aunque) los datos duros -inflación y empleo sobre todo- han sido el verdadero lastre del par hasta ahora, por lo que la cautela está justificada cuando se trata de repuntes impulsados por encuestas de actividad como los PMI".

Los datos del producto interior bruto estadounidense y del gasto en consumo personal de marzo que se publicarán a finales de esta semana serán cruciales para el dólar y para los intentos de los inversores de calibrar la trayectoria de los tipos estadounidenses.

Los operadores esperan que la Reserva Federal empiece a relajar los tipos en septiembre y que termine el año con 42 puntos básicos de recortes, por debajo de las apuestas anteriores de 150 puntos básicos.

"Una cosa es segura: la Fed no va a subir los tipos. Creo que quieren endurecer las condiciones financieras comunicando que se requiere una mayor distancia para los recortes, pero pueden hacer esos recortes a la velocidad que sea necesaria", dijo Jamie Cox, socio gerente de Harris Financial Group en Richmond, Virginia.

ZONA DE INTERVENCIÓN

El drástico cambio en las expectativas de tipos ha elevado los rendimientos de los bonos del Tesoro y elevado el dólar en las últimas semanas, sintiéndose la presión especialmente en Asia.

En la última ilustración, el banco central de Indonesia subió los tipos por sorpresa el miércoles, intensificando los esfuerzos para apoyar la moneda rupia.

El yen japonés se debilitó un 0,28% hasta 155,25 por dólar y tocó su nivel más bajo desde 1990 antes de la reunión de política monetaria de dos días del Banco de Japón que concluye el viernes.

Un alto cargo del partido gobernante de Japón dijo a Reuters que aún no estaban debatiendo activamente qué niveles del yen se considerarían merecedores de una intervención en el mercado.

El rendimiento de los bonos estadounidenses de referencia a 10 años subió 5,4 puntos básicos hasta el 4,652% desde el 4,598% de última hora del martes.

El rendimiento de los bonos a 30 años subió 5,9 puntos básicos hasta el 4,7817% desde el 4,723% a última hora del martes.

El rendimiento de la nota a 2 años, que suele moverse al compás de las expectativas de tipos de interés, subió 3,2 puntos básicos hasta el 4,9373%, desde el 4,905% de última hora del martes.

En las materias primas, el crudo estadounidense perdió un 0,56% hasta los 82,89 dólares por barril y el Brent cayó hasta los 88,1 dólares por barril, un 0,36% menos en la jornada.