Un distribuidor británico de música digital retiró el viernes de las plataformas de streaming un himno de protesta de Hong Kong tras una orden judicial en el territorio chino, según informaron los creadores de la música, ya que los jueces advirtieron de que los disidentes podrían utilizar la canción contra el Estado.

DGX Music, un grupo de músicos en su mayoría anónimos, dijo el viernes que EmuBands le notificó que "Glory to Hong Kong" sería retirada de todas las plataformas, incluidas iTunes y Apple Music, debido a la orden judicial.

"Hemos expresado nuestra oposición a EmuBands, señalando que el mandamiento judicial no tiene jurisdicción extraterritorial", dijo DGX Music en Instagram. "Y lo que es más importante, la canción en sí no está prohibida por el mandamiento judicial".

DGX Music espera volver a distribuir la canción lo antes posible, añadió.

EmuBands, con sede en Glasgow, Escocia, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

"Gloria a Hong Kong" fue escrita en 2019 durante las protestas generalizadas a favor de la democracia, convirtiéndose en un himno alternativo no oficial a la "Marcha de los Voluntarios" de China. Hong Kong no tiene himno oficial.

El Tribunal de Apelación de Hong Kong aceptó el 8 de mayo una solicitud del gobierno para prohibir la canción, anulando una sentencia de un tribunal inferior que había rechazado tal prohibición por sus posibles "efectos amedrentadores" sobre la libertad de expresión.

YouTube, parte de Alphabet, con sede en Mountain View (California), ha geobloqueado los vídeos prohibidos para los espectadores de Hong Kong desde mediados de mayo.

El Gobierno seguirá vigilando la situación por si se produce algún incumplimiento de la orden judicial, declaró el martes el Jefe del Ejecutivo de Hong Kong, John Lee. "Si observamos tales casos, notificaremos a la plataforma el contenido de la orden judicial".

El gobierno estadounidense ha dicho que la prohibición socavará aún más la reputación internacional de Hong Kong como centro financiero. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino ha dicho que detener la difusión de la canción era necesario para que Hong Kong salvaguardara la seguridad nacional.

La orden judicial no tiene efecto extraterritorial, dijo Eric Lai, miembro del Centro de Derecho Asiático de la Universidad de Georgetown, en una entrevista. "De hecho, el fallo del tribunal no impone una prohibición general de la canción. Permite exenciones a las actividades periodísticas y académicas".

"Una prohibición o retirada general no puede ayudar a aplicar las exenciones de la sentencia", añadió Lai.

Lokman Tsui, miembro del Citizen Lab de la Universidad de Toronto, dijo que el gobierno de Hong Kong ha presionado a las empresas para que censuren una canción en todo el mundo, "sólo porque creen que les avergüenza".