Arabia Saudí podría anunciar el jueves una histórica oferta secundaria de acciones del gigante petrolero Aramco, a la espera de la aprobación final del príncipe heredero Mohammed bin Salman, dijeron personas con conocimiento del asunto.

La oferta de acciones en la Bolsa saudí de Riad, que según las fuentes se espera que se lance el domingo, es la culminación de un esfuerzo de años para vender otra parte de una de las empresas más valiosas del mundo después de que su OPV récord en 2019 recaudara 29.400 millones de dólares.

Las fuentes dijeron a Reuters la semana pasada que la oferta podría producirse tan pronto como en junio, y una de ellas añadió que podría recaudar alrededor de 10.000 millones de dólares.

Desde la OPV, Aramco ha seguido siendo una gallina de los huevos de oro para el gobierno saudí mientras financia un gigantesco impulso económico para acabar con su "adicción al petróleo", como la llamó una vez el príncipe heredero.

El acuerdo actual permitirá al reino financiar grandes proyectos nacionales vinculados a esa agenda, afirmó Hasan Alhasan, investigador principal del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

Habiendo incumplido su objetivo de inversión extranjera directa y con un déficit presupuestario de hasta 21.000 millones de dólares a la vista, "el reino está recurriendo a la venta de acciones de Aramco y a emisiones de deuda", afirmó.

"Es probable que el reino siga reorientando el capital hacia otros sectores como las energías renovables, la tecnología, el turismo, la logística y la industria manufacturera, que Riad espera que constituyan fuentes de crecimiento económico a largo plazo", añadió.

Las acciones de Aramco cerraron el jueves un 0,17% a la baja, a 29,1 riyales (7,76 $), lo que le otorga una capitalización bursátil de unos 1,87 billones de dólares. Su precio de salida a bolsa la valoraba en 1,7 billones de dólares, pero las acciones cotizaron un 10% al alza en su debut, más o menos en línea con su valoración actual.

La empresa elevó los dividendos a casi 98.000 millones de dólares en 2023 desde los 75.000 millones que venía pagando anualmente, a pesar de que los beneficios han caído casi una cuarta parte. Prevé un desembolso de 124.300 millones de dólares este año.

Aramco también ha invertido en refinerías y proyectos petroquímicos en China y otros lugares, ha ampliado sus negocios minoristas y comerciales, y ha agudizado su apuesta por el gas, haciendo su primera incursión en el gas natural licuado en el extranjero el año pasado.

Bancos como Citi, Goldman Sachs y HSBC están gestionando la venta, según ha informado previamente Reuters.

IMPULSO A LA DIVERSIFICACIÓN

El gobernante de facto de Arabia Saudí, MbS, como se conoce al príncipe heredero, ha invertido cientos de miles de millones de dólares a través del fondo soberano del reino en megaproyectos, y en todo tipo de actividades, desde vehículos eléctricos hasta deportes y una nueva aerolínea, para diversificar la economía y alejarla de los hidrocarburos y crear puestos de trabajo.

Pero la bajada de los precios y la producción del petróleo lastraron el crecimiento económico el año pasado, al tiempo que aumentaba el gasto, lo que provocó un déficit fiscal de alrededor del 2% del PIB, y se espera un déficit similar este año.

Aramco introdujo el año pasado un dividendo especial basado en los resultados, que proporcionó liquidez al reino y ayudó a atraer a nuevos inversores. Ofreció 31.000 millones de dólares en dividendos para el primer trimestre, un aumento del 59% respecto a los tres primeros meses de 2023, incluso cuando el beneficio descendió un 14% en el mismo periodo.

La empresa también ha contratado a más bancos como creadores de mercado para ayudar a mejorar la liquidez de las acciones.

El mayor exportador de petróleo del mundo cotiza con una relación precio/beneficios superior a la de otras petroleras mundiales, como ExxonMobil, BP y Shell.

Las acciones han bajado alrededor de un 12% este año, mientras que las de ExxonMobil y BP han subido alrededor de un 4% y un 14% respectivamente.

Arabia Saudí es el líder de facto de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, lo que ayuda a dirigir los movimientos de los precios en los mercados mundiales del petróleo.

Aramco produce actualmente unos 9 millones de barriles de crudo al día, aproximadamente tres cuartas partes de su capacidad máxima, para cumplir con los recortes de producción acordados por la OPEP y sus aliados, conocidos como OPEP+.

La OPEP+ tiene previsto decidir sus próximas políticas de producción el domingo, y varias fuentes y analistas esperan que la reunión prorrogue los recortes existentes hasta la segunda mitad de 2024.

En caso de que la OPEP+ sorprenda al mercado y recorte aún más la producción, los precios del petróleo podrían subir desde los aproximadamente 83 dólares por barril actuales, pero Aramco tendría que reducir la producción y enfrentarse a unos ingresos aún menores.

(1 $ = 3,7506 riyales)