Arabia Saudí añadió cuatro bancos más para su oferta secundaria de acciones del gigante petrolero Aramco , ya que los asesores comenzaron a tomar órdenes el domingo para la venta que podría recaudar finalmente hasta 13.100 millones de dólares, 4 años y medio después de su oferta pública inicial récord.

El gobierno saudí podría vender hasta un 0,7% de las acciones del mayor exportador de petróleo del mundo. Los bancos de la operación aceptarán pedidos hasta el jueves y se fijará el precio al día siguiente, esperándose que las acciones empiecen a cotizar el próximo domingo en la Bolsa saudí de Riad.

Los bancos de inversión añadidos a la operación desde que se anunció el jueves son Credit Suisse Arabia Saudí -parte de UBS Group- como bookrunner nacional junto a BNP Paribas, Bank of China International y China International Capital Corporation como bookrunners extranjeros, según una notificación de la bolsa.

Ya estaban en la operación la rama de banca de inversión del Saudi National Bank, que es el gestor principal así como el coordinador global junto a Citi, Goldman Sachs, HSBC, JPMorgan, Bank of America y Morgan Stanley. Al Rajhi Capital, Riyad Capital y Saudi Fransi son también bookrunners conjuntos nacionales.

M. Klein and Company y Moelis son los asesores financieros independientes de la operación.

El acuerdo se pone en marcha cuando el grupo de productores de petróleo OPEP+ tiene previsto reunirse el domingo para determinar la política de producción, con algunos ministros reunidos en Riad, según fuentes de la OPEP+.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo dirigida de facto por Arabia Saudí y sus aliados liderados por Rusia, conocidos en conjunto como OPEP+, está recortando actualmente la producción en un total de 5,86 millones de barriles diarios (mbpd), lo que equivale a cerca del 5,7% de la demanda mundial.

Los recortes incluyen un recorte voluntario de 1 mbpd por parte de Arabia Saudí. Aunque las medidas de la OPEP+ han contribuido a sostener los precios del crudo este año, el Brent se situó el viernes por debajo de los 82 dólares el barril, lo que supone un descenso de casi 10 dólares desde el máximo de seis meses alcanzado en abril.

Aramco ha aumentado sus dividendos, introduciendo el año pasado un nuevo mecanismo de pago vinculado a los resultados, a pesar de los menores beneficios como consecuencia de los menores volúmenes.

Arabia Saudí ofrecerá primero a los inversores el 0,64% de Aramco, o unos 1.545 billones de acciones, a 26,7-29 riyales (7,12-7,73 dólares), lo que se traduce en algo menos de 12.000 millones de dólares en el extremo superior de la horquilla. A continuación, podría ejercerse la denominada opción greenshoe para ofrecer unos 1.700 millones de acciones, o el 0,7% de Aramco, para recaudar más de 1.000 millones de dólares más.

Aramco ejerció una opción greenshoe tras su OPV a finales de 2019, que sigue siendo la mayor del mundo.

Alrededor del 10% de la nueva oferta, excluyendo la opción greenshoe, se reservará para inversores minoristas, sujeto a la demanda. (1 $ = 3,7508 riyales) (Reportaje de Yousef Saba; Edición de Emelia Sithole-Matarise)