DUBÁI, 2 jun (Reuters) - La venta por Arabia Saudí de acciones del gigante petrolero Aramco atraía una enorme demanda a las pocas horas de iniciarse el domingo, una operación que podría recaudar hasta 13.100 millones de dólares y ser una importante prueba del apetito internacional por los activos del reino.

Los bancos que participan en la operación aceptarán órdenes institucionales hasta el jueves y fijarán el precio de las acciones al día siguiente. Se espera que empiecen a cotizar el próximo domingo en la Bolsa saudí de Riad.

La oferta será un indicador del atractivo de Riad para los inversores extranjeros, un elemento clave del plan del reino para sanear su economía. 

La venta también apunta a los esfuerzos del Gobierno para destetarse de su "adicción al petróleo", como el príncipe heredero saudí de facto Mohammed bin Salman lo llamó una vez.

Es probable que el fondo soberano, el Fondo de Inversión Pública (PIF), el vehículo preferido que impulsa la gigantesca agenda que ha vertido decenas de miles de millones de dólares en todo, desde deportes hasta ciudades futuristas en el desierto, sea un beneficiario de los fondos, han dicho analistas y fuentes.

Las acciones de Aramco cerraron el domingo con una caída del 2%, a 28,45 riyales (7,53 dólares).

Arabia Saudí ofrece a los inversores unos 1.545 millones de acciones de Aramco, o el 0,64% de la propiedad, a entre 26,7 y 29 riyales, o algo menos de 12.000 millones de dólares en el extremo superior de la horquilla.

Los bancos pueden aumentar la oferta en unos 1.000 millones de dólares más. Si se venden todas las acciones, el Gobierno saudí reducirá su participación en el mayor exportador de petróleo del mundo un 0,7%.

(1 dólar = 3,7507 riyales)

(Reporte de Yousef Saba; edición en español de Javier López de Lérida)