Un funcionario estadounidense se dirigía a Japón tras reunirse con el gobierno holandés en un esfuerzo por presionar a los aliados para que restrinjan aún más la capacidad de China de producir semiconductores de última generación, dijo el martes a Reuters una persona familiarizada con el asunto.

Alan Estévez, el jefe de la política de exportación de EE.UU., intentaba de nuevo basarse en un acuerdo de 2023 entre los tres países para impedir que China fabrique equipos de fabricación de chips que podrían modernizar su ejército.

Estados Unidos impuso por primera vez en 2022 amplias restricciones a los envíos a China de chips avanzados y equipos de fabricación de chips de empresas como Nvidia, con sede en California, y Lam Research.

El pasado julio, para alinearse con la política estadounidense, Japón, sede de los fabricantes de equipos para chips Nikon Corp y Tokyo Electron , frenó las exportaciones de 23 tipos de equipos, desde máquinas que depositan películas en obleas de silicio hasta dispositivos que graban los circuitos microscópicos.

Entonces, el gobierno holandés empezó a regular los equipos de semiconductores de ultravioleta profundo (DUV) de ASML, con sede en Holanda, con destino a China, y Estados Unidos impuso restricciones sobre máquinas DUV adicionales a un puñado de fábricas chinas, alegando jurisdicción porque los sistemas de ASML contienen piezas y componentes estadounidenses. ASML es el primer fabricante mundial de equipos para chips.

Washington está hablando ahora con sus aliados para añadir otras 11 fábricas chinas de chips a una lista restringida, dijo la persona. Actualmente hay cinco fábricas en la lista, dijo la persona, incluida SMIC, el mayor fabricante de chips de China.

Estados Unidos también está diciendo que quiere controlar equipos adicionales de fabricación de chips, dijo la persona.

Un portavoz del Departamento de Comercio estadounidense declinó hacer comentarios. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores holandés confirmó que el lunes tuvo lugar una reunión como parte de las conversaciones en curso sobre política de exportación y seguridad entre EE.UU. y Holanda.

Los Países Bajos "siempre mantienen un contacto continuo con nuestros aliados", afirmó.

Funcionarios estadounidenses también visitaron los Países Bajos en abril en un intento de impedir que ASML prestara servicio a determinados equipos en China. Según las normas estadounidenses, las empresas americanas tienen prohibido realizar el mantenimiento de equipos en fábricas chinas avanzadas.

Pero los contratos de servicio de ASML siguen en vigor, dijo la persona, explicando que el gobierno holandés no tiene el alcance extraterritorial para cortarlos.

ASML dijo en abril que espera poder dar servicio a la mayoría de los equipos por valor de miles de millones de euros que ha vendido a China, aunque no puede utilizar piezas de repuesto procedentes de EE.UU. que caerían bajo las restricciones estadounidenses. No hizo comentarios inmediatos el miércoles.

La embajada china en Washington no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

El gigante chino de las telecomunicaciones sancionado, Huawei, sacó el año pasado un teléfono equipado con un sofisticado chip. El Huawei Mate 60 Pro fue visto como un símbolo del resurgimiento tecnológico de China a pesar de los esfuerzos de Washington. (Reportaje de Karen Freifeld; Edición de David Gregorio y Miral Fahmy)