La petrolera portuguesa Galp Energia ha puesto en marcha la venta de la mitad de su participación en un bloque de exploración frente a las costas de Namibia donde ha realizado un importante descubrimiento de petróleo, según dijeron a Reuters tres fuentes del sector familiarizadas con el asunto.

El descubrimiento Mopane de Galp, que se calcula que contiene al menos 10.000 millones de barriles equivalentes de petróleo y gas, parece ser uno de los mayores de la cuenca, lo que podría ayudar a poner en marcha la industria petrolera del país del sur de África, incluso cuando los gobiernos de todo el mundo intentan reducir el consumo de combustibles fósiles.

Galp tiene una participación del 80% en la Licencia de Exploración Petrolífera 83 (PEL 83), que abarca casi 10.000 kilómetros cuadrados (3.860 millas cuadradas) en la cuenca del Orange, mientras que la compañía petrolera nacional de Namibia, NAMCOR, y el grupo independiente de exploración Custos poseen cada uno otro 10%.

Galp, con sede en Lisboa, está ofreciendo vender la mitad de su participación en el bloque, dijeron las fuentes, que no pudieron ser nombradas porque no están autorizadas a hablar con los medios de comunicación.

También está ofreciendo ceder el control del desarrollo del proyecto al comprador potencial, que se espera que sea un rival internacional importante con un sólido historial en la gestión de proyectos, dijeron las fuentes.

Galp declinó hacer comentarios. Anteriormente ha indicado que podría lanzar un proceso de captación de capital para el desarrollo de sus proyectos en Namibia, ya que podrían alcanzar una gran escala.

Ha contratado a Bank of America para dirigir el proceso de venta, que podría recaudar varios miles de millones de dólares para Galp, aunque el valor exacto no está claro, dijeron las fuentes. Bank of America declinó hacer comentarios.

Las acciones de Galp cerraron con una subida de más del 20% tras la actualización de Galp sobre el yacimiento de Mopane y la información de Reuters sobre el proceso de venta.

El descubrimiento se produjo tras las exitosas campañas de exploración en la misma zona llevadas a cabo por sus rivales TotalEnergies y Shell en los últimos años. Otras empresas que han entrado en Namibia en los últimos años son Chevron, la australiana Woodside Energy y Qatar Energy.

Namibia ha despertado un enorme interés entre las compañías petroleras internacionales que buscan aumentar la producción, ya que se prevé que la demanda se mantenga fuerte durante años.

Los analistas de Redburn dijeron que la actualización de Galp sobre el descubrimiento implicaba que el yacimiento tenía un recurso tres veces mayor de lo estimado anteriormente.

Las Naciones Unidas han afirmado que para 2050 el uso mundial de petróleo debe reducirse en un 60% y el de gas en un 45% si el mundo quiere evitar que las temperaturas aumenten por encima de 1,5 grados centígrados, el umbral a partir del cual el cambio climático desencadenaría impactos más desastrosos e irreversibles.

La demanda mundial de petróleo aún no ha alcanzado su punto máximo y la Agencia Internacional de la Energía, el organismo de control energético de Occidente, prevé que aumente hasta unos 103 millones de barriles diarios en 2024.

Las compañías petroleras afirman que necesitan seguir desarrollando nuevos yacimientos para satisfacer la creciente demanda y compensar la caída de la producción de los yacimientos más antiguos.

La propia Galp pretende reducir sus emisiones de carbono a cero neto para 2050 y en 2021 se comprometió a destinar la mitad de su gasto a energías bajas en carbono para 2025.

Namibia podría convertirse en una nueva fuente de ingresos para Galp, que actualmente tiene fuertes inversiones frente a las costas de Brasil y también está presente en un proyecto de gas natural en la cuenca Rovuma de Mozambique. (Reportaje de Ron Bousso; Edición de Emelia Sithole-Matarise, Mark Potter y David Evans)