El banco español BBVA solicitó el viernes al supervisor bursátil CNMV que autorice su oferta hostil de adquisición de 12.230 millones de euros (13.290 millones de dólares) por su rival más pequeño Sabadell, una potencial unión de prestamistas a la que se opone Madrid.

La presentación ante la CNMV inicia formalmente el proceso regulatorio de la oferta del BBVA y se espera que dure varios meses. La operación también requiere la luz verde del Banco Central Europeo.

El consejo de administración de Sabadell rechazó la propuesta inicial de adquisición de BBVA, por considerar que la propuesta de BBVA infravaloraba significativamente el potencial de Sabadell y sus perspectivas de crecimiento.

La semana pasada, el consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, afirmó que el oferente había subestimado el efecto negativo de la operación sobre las reservas de capital y sobrestimado el ahorro de costes.

La unión del segundo y el cuarto mayores bancos del país -tras el fracaso de un intento similar en 2020- crearía un prestamista con más de 1 billón de euros en activos totales y marcaría la última consolidación en el sector bancario español.

BBVA ofreció este mes una acción de nueva emisión de BBVA por cada 4,83 acciones de Sabadell, una prima del 30% sobre los precios de cierre del 29 de abril. Esa prima rondaba el 8% el viernes, valorando Sabadell en unos 11.200 millones de euros, según cálculos de Reuters.

La oferta, que necesita la aprobación mínima del 50,01% de los accionistas de Sabadell, provocó la oposición del Gobierno, que dijo temer que el sistema financiero español se viera perjudicado y se perdieran puestos de trabajo.

Según la legislación española, el gobierno no puede detener el proceso de adquisición, pero tiene la última palabra a la hora de permitir una adquisición o una fusión.

El BBVA tratará de persuadir a los reguladores de los méritos de la operación, una etapa que según el banco podría llevar de seis a ocho meses, antes de acudir formalmente a los accionistas.

El organismo antimonopolio español, la CNMC, también revisará la operación para salvaguardar la competencia en el sector.

Si la operación recibe la aprobación de los organismos reguladores, el BBVA podrá entonces publicar el folleto de la adquisición.

Una vez obtenidas las aprobaciones, BBVA tiene previsto abrir en un plazo de cinco días el periodo de aceptación y formular formalmente la oferta pública de adquisición.

BBVA espera que la operación se complete a mediados de 2025.

(1 dólar = 0,9202 euros) (Reportaje de Jesús Aguado; edición de Andrei Khalip y Rod Nickel)