Brad Jenkins, que era presidente de Pilot Flying J Energy, y Bill Cashmareck, vicepresidente de Marketing de Petróleo y Desarrollo de Negocio, ya no forman parte de la empresa, según informó ésta en un comunicado.

La empresa sustituyó el año pasado a su director ejecutivo y a su jefe de finanzas por ejecutivos de Berkshire con muchos años de experiencia y despidió a unos 15 empleados, en su mayoría vinculados a su operación de comercialización de crudo.

Conocida por sus paradas de camiones Pilot Flying J, Pilot, con sede en Knoxville, Tennessee, había ampliado un negocio de compra y comercio de combustible contratando a experimentados comerciantes de gasóleo, gasolina y crudo de Exxon Mobil Corp, Phillips 66, Noble Group y otros.

Sin embargo, después de que Berkshire tomara una participación del 80%, la compañía ha estado reduciendo su operación de comercio relacionada con el riesgo, según tres personas familiarizadas con el asunto.