Berkshire ya posee el 80% de Pilot, habiendo pagado a los Haslam 2.760 millones de dólares por una participación del 38,6% en 2017 y 8.200 millones de dólares por otro 41,4% en enero.

La disputa se refiere a cuánto debería Berkshire si los Haslam, incluido el propietario de los Cleveland Browns, Jimmy Haslam, ejercieran su opción de vender el 20% restante en los dos primeros meses de 2024.

Cada parte acusa a la otra de intentar manipular los beneficios de Pilot, la base para valorar esa participación.

En una audiencia celebrada el jueves en el Tribunal de Cancillería de Delaware, el vicecanciller Morgan Zurn dijo al abogado de Berkshire, Craig Jennings Lavoie: "Voy a darle una respuesta para mañana al final del día" sobre si ambos casos pueden juzgarse juntos.

"Tengo que estar convencido de que existe un perjuicio para su cliente que no será remediado si no le concedo la reparación equitativa que solicita", dijo Zurn.

Los Haslam demandaron a Berkshire, con sede en Omaha (Nebraska), en octubre, acusándola de buscar una "ganancia inesperada" al adoptar la contabilidad "pushdown" para Pilot, lo que le obligaba a asumir mayores costes de depreciación y amortización y a reducir sus beneficios.

Berkshire contrademandó el 28 de noviembre, diciendo que Jimmy Haslam intentó sobornar a los ejecutivos de Pilot con millones de dólares para inflar las ganancias en 2023 a expensas de los años futuros.

BERKSHIRE ALEGA UNA "NUBE DE MALA CONDUCTA

En la audiencia del jueves, Lavoie dijo que Haslam hizo "al menos 28" promesas de pagos paralelos secretos a ejecutivos de Pilot, por encima de sus salarios anuales.

Lavoie dijo que la presión de Haslam para alinear los intereses financieros de los ejecutivos con los suyos equivalía a una "nube de mala conducta" y a un "incumplimiento evidente del deber fiduciario", y que Berkshire se vería irreparablemente perjudicada si se viera obligada a pagar posiblemente de más por Pilot.

"No lo consideramos un caso especialmente complejo", dijo Lavoie.

Anitha Reddy, abogada de los Haslam, rebatió que Berkshire -que tiene uno de los balances más grandes y sólidos de la América corporativa- no podía alegar un daño irreparable por un posible pago excesivo.

"¿Cómo podrían?", dijo. "Es sólo una cuestión de dinero".

Según los documentos judiciales, los Haslam creen que la participación del 20% de Pilot valía 3.200 millones de dólares antes del cambio contable de Berkshire, una cantidad que Berkshire discute.

La familia también incluye al ex gobernador de Tennessee, Bill Haslam, y al padre de Jimmy, Jim Haslam, que fundó Pilot en 1958 tras pagar 6.000 dólares por una gasolinera de Virginia.

Pilot tiene su sede en Knoxville, Tennessee. Tiene aproximadamente 800 establecimientos en Estados Unidos y Canadá, y este año ha añadido 380 millones de dólares a los beneficios de Berkshire hasta septiembre.

Buffett dijo en la reunión anual de Berkshire en mayo que ojalá hubiera podido comprar todo Pilot en 2017, pero los Haslam no quisieron vender.

Berkshire también posee docenas de otros negocios, incluyendo el ferrocarril BNSF y la aseguradora de automóviles Geico, y grandes participaciones en Apple, Bank of America y otras acciones.

El caso es Pilot Corp contra Abel y otros, Delaware Chancery Court, nº 2023-1068-MTZ.