El banco central sudafricano afirmó el jueves que los riesgos de inflación se habían atenuado un poco, pero mantuvo su tipo de interés básico por sexta reunión consecutiva alegando las elevadas expectativas de inflación.

La decisión de mantener el tipo repo en el 8,25% fue unánime y se produjo un día después de que el país celebrara unas elecciones cruciales.

Los primeros resultados muestran que el Congreso Nacional Africano, en el poder, va camino de perder la mayoría que ha mantenido durante 30 años, una perspectiva incierta que provocó el debilitamiento del rand el jueves y la caída de los precios de los bonos del Estado.

En su última declaración del Comité de Política Monetaria, el Banco de la Reserva de Sudáfrica eliminó una referencia a que los riesgos de inflación eran al alza, afirmando que ahora estaban equilibrados.

El banco también dijo que veía la inflación estabilizándose en su objetivo del 4,5% en el segundo trimestre del próximo año, una mejora respecto a marzo, cuando veía la inflación alcanzando ese hito a finales de 2025.

"Aunque el Comité de Política Monetaria considera que los riesgos de las previsiones de inflación están ampliamente equilibrados... las elevadas expectativas de inflación exigen que cumplamos nuestro objetivo más pronto que tarde", declaró en rueda de prensa Lesetja Kganyago, gobernador del SARB.

Kganyago afirmó que la política del banco estaba funcionando, pero que el trabajo de llevar la inflación al objetivo aún no estaba hecho.

Sobre la oferta del Grupo BHP por la minera rival Anglo American , el gobernador dijo que el banco central no había recibido ninguna solicitud de las empresas sobre el impacto para los flujos de capital ya que no habían llegado a un acuerdo.

BHP quería que Anglo se desprendiera de sus activos sudafricanos de platino y mineral de hierro como parte de su oferta de adquisición, pero el miércoles abandonó la transacción tras ser rechazada.

"Dado que el compromiso está roto, no hay matrimonio, así que no podemos darle esas cifras", dijo, refiriéndose a la cantidad de salidas de capital que podrían haberse producido si las dos mineras hubieran llegado a un acuerdo y Anglo se hubiera desprendido de los activos sudafricanos. (Reportaje de Kopano Gumbi y Alexander Winning; Reportaje adicional de Tannur Anders; Edición de Bate Felix y Alison Williams)