FRANKFURT/PARÍS (dpa-AFX) - Los inversores reaccionaron negativamente a las cifras trimestrales de BMW el miércoles. En particular, la rentabilidad sorprendentemente débil del fabricante de automóviles pesó en el sentimiento. Sin embargo, las acciones lograron contener visiblemente las importantes pérdidas iniciales. Ya se habían visto presionadas recientemente tras la presentación de cifras de la competencia, que ahora limitaron las pérdidas, explicó Patrick Hummel, analista de UBS.

Tras la temprana caída del precio del 5,4 por ciento hasta un mínimo de tres meses, la cotización seguía bajando un 2,9 por ciento hasta los 101,20 euros a mediodía. Sin embargo, las acciones de BMW siguieron siendo uno de los mayores perdedores diarios del DAX. El sector en su conjunto también se vio afectado: En el principal índice alemán, las acciones del fabricante de automóviles deportivos Porsche AG perdieron un 3,3%. A Volkswagen y Mercedes-Benz les fue mejor, con pérdidas del 0,7% y el 0,5% respectivamente.

El índice automovilístico europeo fue uno de los subíndices más débiles del amplio Stoxx Europe 600, con un descenso del 1%, y también se vio afectado negativamente por las cifras finales del proveedor de automóviles y fabricante de neumáticos Continental, cuyas acciones cayeron un 1,5%.

A pesar del buen comportamiento de los modelos caros y del aumento de las cifras de ventas, la rentabilidad de BMW en el segmento de automóviles cayó más de lo previsto a principios de año. Además de los mayores costes de fabricación debidos a la inflación, el nuevo aumento de la cuota de los modelos totalmente eléctricos, que aún no tienen grandes márgenes, tuvo un impacto negativo. BMW mantuvo las ventas prácticamente estables. Se confirmaron los objetivos anuales.

Los analistas destacaron que el margen en el segmento de turismos se situó ligeramente por debajo de las expectativas. Esto también debería mejorar gradualmente a lo largo del año, por lo que la última evolución "no es ningún drama", escribió el experto de Bernstein Stephen Reitman.

Aparte de esta cifra clave, BMW tuvo un comportamiento sólido en el primer trimestre, secundó su colega Philipp Houchois, de los analistas Jefferies. José Asumendi, del banco estadounidense JPMorgan, también confirmó que la empresa había empezado bien el año.

En cuanto a las perspectivas confirmadas, Hummel, experto de UBS, subrayó que BMW no espera una estacionalidad en 2024 como en el año anterior, con un primer semestre fuerte y un segundo débil. Esto es importante en vista del débil primer trimestre. Por el contrario, BMW se muestra confiado y espera una evolución relativamente estable del negocio en los próximos trimestres./gl/men/mis