La amenaza de aranceles de la UE a la importación de coches eléctricos procedentes de China podría causar problemas al fabricante de automóviles muniqués BMW.

Su empresa conjunta con el grupo chino Great Wall Motor, que produce el Mini Cooper eléctrico en la República Popular, no figura en la lista de empresas a las que la Comisión de la UE quiere aplicar un tipo arancelario más bajo. La lista, publicada el miércoles, sólo incluye a BMW Brilliance, que produce el SUV iX3 en China y lo importa a Europa.

A pesar de las advertencias de la industria automovilística alemana, la Comisión de la UE anunció el miércoles aranceles especiales a las importaciones de coches eléctricos procedentes de China, justificando la medida por las distorsiones de la competencia debidas a las elevadas subvenciones estatales en la República Popular. Además del tipo estándar del diez por ciento, se aplicarán diferentes aranceles: un 21% si la empresa coopera con la inspección de la UE, y hasta un 38,1% si no lo hace. Sin embargo, los aranceles no sólo afectan a las empresas chinas, sino también a los coches eléctricos producidos en China por fabricantes occidentales que se importan a Europa desde la República Popular. Además de los fabricantes de automóviles alemanes, esto incluye también a la empresa estadounidense Tesla. Ya ha anunciado que aumentará el precio del Modelo 3 producido en Shanghái si se imponen los aranceles.

BMW sólo produce actualmente en China el nuevo Mini Cooper eléctrico. La empresa con sede en Múnich ha fundado la empresa conjunta "Spotlight Automotive" con el grupo chino Great Wall Motor. Los vehículos sólo llevan unos meses rodando fuera de la línea de producción allí. Por ello, muchos de los datos sobre volúmenes de producción y cifras de ventas solicitados por la UE aún no están disponibles. Actualmente sólo se fabrican en Oxford (Reino Unido) modelos de combustión del coche de culto, a los que se añadirán vehículos eléctricos a partir de 2026. El primer Mini eléctrico, predecesor de la generación actual, es uno de los modelos de coche eléctrico más vendidos del fabricante muniqués. En este sentido, unas tarifas elevadas para este modelo afectarían especialmente a BWM.

La empresa declinó hacer comentarios al respecto. En respuesta al anuncio arancelario de la Comisión de la UE, el director general de BMW, Oliver Zipse, declaró que la decisión de imponer aranceles adicionales a la importación era un enfoque equivocado. "La Comisión de la UE está perjudicando a las empresas europeas y a los intereses europeos". El proteccionismo alberga el riesgo de desencadenar una espiral de aranceles y nuevos aranceles.

(Informe de Christina Amann, editado por Sabine Wollrab. Si tiene alguna pregunta, póngase en contacto con nuestra redacción en Berlin.Newsroom@thomsonreuters.com (para política y economía) o Frankfurt.Newsroom@thomsonreuters.com (para empresas y mercados)