La decisión de la Comisión Europea de imponer aranceles a los VE chinos importados podría tener efectos de gran alcance para los fabricantes de automóviles europeos, ya que una posible guerra comercial perjudicaría no sólo a sus negocios en China, sino también a sus propias importaciones de automóviles de fabricación china.

Los fabricantes de automóviles alemanes, en particular, tienen mucho que perder en China y el anuncio del miércoles les deja preocupados por una decisión que el consejero delegado de BMW, Oliver Zipse, calificó de "camino equivocado".

A partir de julio se impondrán aranceles a los vehículos eléctricos fabricados en China de hasta el 38,1% -lo que equivale a miles de millones de euros-, pero es poco probable que eso disuada a los fabricantes chinos de exportar a Europa porque pueden absorber el coste adicional y seguir obteniendo beneficios.

La mayoría de los fabricantes de automóviles chinos guardaron silencio tras el anuncio de los aranceles, pero el fabricante de vehículos eléctricos Nio afirmó que, aunque se oponía a la decisión, en Europa su "compromiso con el mercado de vehículos eléctricos sigue siendo inquebrantable".

Además, las chinas BYD y Chery ya han anunciado planes para fabricar coches en Europa, lo que evitaría los aranceles.

Will Roberts, jefe de investigación de automoción de Rho Motion, afirmó que, aunque los fabricantes chinos de automóviles tienen margen para absorber los aranceles, la "verdadera prueba del anuncio de hoy será si Pekín tomará represalias del mismo tipo".

"Los fabricantes europeos siguen dependiendo del mercado chino, por lo que la disminución de los beneficios procedentes de Oriente no haría sino frenar su capacidad de transición efectiva" a los vehículos eléctricos, añadió.

APUESTAS ALTAS

Se ha convertido en un juego de altas apuestas para los fabricantes de automóviles alemanes.

China representó casi el 32% de las ventas de BMW en el primer trimestre y alrededor del 30% para sus rivales Volkswagen y Mercedes-Benz.

Las acciones de VW cayeron un 1,2% el miércoles, entre los mayores descensos del índice de valores blue-chip de la zona euro, BMW bajó un 0,9% a su nivel más bajo desde noviembre y Mercedes cayó un 0,5% a su nivel más débil desde febrero.

Así pues, las represalias podrían ser dolorosas para esas empresas y para la economía manufacturera alemana, lo que llevó al canciller Olaf Scholz a advertir durante un discurso en una fábrica de Opel el fin de semana que "el aislacionismo y las barreras aduaneras ilegales... que en última instancia sólo encarecen todo y empobrecen a todos".

VW afirmó que los "efectos negativos" de los aranceles "superan cualquier beneficio potencial para la industria automovilística europea y especialmente alemana".

El consejero delegado de Mercedes, Ola Kaellenius, afirmó que "el desmantelamiento de las restricciones y la expansión del comercio justo y libre han conducido al crecimiento económico. Así que ahora no deberíamos ir en la otra dirección".

Pero los aranceles también afectarán a los automóviles que los fabricantes europeos han fabricado en China para los consumidores europeos.

Renault, por ejemplo, importa a Europa el asequible Dacia Spring EV fabricado en China, y su socio chino en la empresa conjunta Dongfeng está en la lista de las empresas que probablemente se verán afectadas por un arancel del 21%.

Renault no hizo comentarios sobre el anuncio arancelario de la UE.

Tesla importa a Europa VE fabricados en China y BMW importa VE Mini y el iX3.

La industria automovilística europea también depende de los componentes chinos, sobre todo para los VE, ya que China domina gran parte de la cadena de suministro.

En declaraciones a los analistas el mes pasado, Zipse, consejero delegado de BMW, advirtió de que desencadenar una guerra comercial podría tener consecuencias nefastas para la transición a los VE porque es imposible fabricar coches en Europa sin importaciones chinas.

"No hay 'Green Deal' en Europa sin recursos procedentes de China", dijo Zipse.