Algunos de los mayores fabricantes de automóviles europeos cayeron aún más el jueves por la preocupación sobre cómo responderá China a los nuevos aranceles que la Comisión Europea impuso a los coches eléctricos chinos importados en un intento de combatir lo que dicen que son subvenciones excesivas de Pekín.

Hacia las 0847 GMT, el índice automovilístico europeo caía un 2,2% hasta su nivel más bajo en más de cuatro meses, mientras que el STOXX 600, más amplio para toda la región, perdía un 0,6%. Volvo Car, expuesta en China, fue la que más cayó, un 5%, seguida de las automovilísticas alemanas Porsche AG, Volkswagen , Mercedes y BMW, que bajaron entre un 2 y un 4%.

"El riesgo es que ahora China también adopte medidas que golpearían especialmente a los OEM alemanes que exportan a China", afirmó Daniel Schwarz, analista de Stifel.

Según la agencia estatal de noticias Xinhua, Pekín espera que la Unión Europea reconsidere los aranceles sobre los vehículos eléctricos chinos y deje de avanzar en la "dirección equivocada" para proteger a su industria automovilística de la competencia.