Boeing comunicó al Departamento de Justicia de Estados Unidos que no violó un acuerdo de enjuiciamiento diferido tras los accidentes mortales del 737 MAX, dijo el miércoles a Reuters una fuente familiarizada con el asunto.

El fabricante de aviones estadounidense estaba respondiendo a una determinación del Departamento de Justicia en mayo de que Boeing violó un acuerdo de enjuiciamiento diferido (DPA) de 2021. El DPA había protegido a la compañía de una acusación penal derivada de accidentes mortales en 2018 y 2019 en los que murieron 346 personas.

"Declinamos comentar cualquier comunicación específica con el Departamento de Justicia, sin embargo, continuamos comprometiéndonos de forma transparente con el Departamento, como lo hemos hecho durante todo el plazo del acuerdo", dijo un portavoz de Boeing a Reuters.

El Departamento de Justicia no respondió de inmediato a la solicitud de Reuters para hacer comentarios.

El Departamento de Justicia determinó en mayo que Boeing no había "diseñado, aplicado y ejecutado un programa de cumplimiento y ética para prevenir y detectar violaciones de las leyes estadounidenses contra el fraude en todas sus operaciones", según una presentación judicial.

Sin embargo, Reuters informó a principios de este mes de que es improbable que se acuse penalmente a los ejecutivos de Boeing por los accidentes mortales, ya que es probable que haya prescrito el delito.

Los fiscales tienen hasta el 7 de julio para informar a un juez federal de Texas de sus planes, que podrían incluir seguir adelante con una causa penal y negociar un acuerdo con Boeing, según una persona familiarizada con el asunto, archivos judiciales y correspondencia que Reuters revisó. A falta de un enjuiciamiento, el Departamento de Justicia también podría prorrogar el DPA un año.

Boeing había dicho anteriormente que cree que ha "cumplido los términos del acuerdo" y que espera responder al Departamento de Justicia.