El fabricante estatal chino de aviones COMAC tiene la oportunidad de romper el duopolio de Airbus y Boeing en el mercado de aviones de pasajeros durante la próxima década, según declaró a Reuters el jefe de la empresa de arrendamiento de aviones Dubai Aerospace Enterprise (DAE).

Airbus y Boeing son los principales proveedores de aviones para las compañías aéreas, pero el fabricante de aviones europeo está luchando por aumentar la producción en medio de un récord de pedidos y Boeing está bajo la lupa de los reguladores tras el reventón de un panel en pleno vuelo de un nuevo avión en enero.

El avión de fuselaje estrecho C919, fabricado por la Corporación de Aviones Comerciales de China (COMAC) y que se enfrenta al A320 de Airbus y al 737 MAX de Boeing, es un "avión perfectamente bueno", dijo Firoz Tarapore en una entrevista reciente.

"En la próxima década, COMAC tiene una oportunidad única de romper este duopolio y convertirlo en un triopolio, ya que, por un lado, Airbus está agotado y Boeing tiene problemas de producción", declaró este mes en Dubai.

Los aviones de COMAC vuelan casi exclusivamente dentro de China y con una aerolínea indonesia. El fabricante de aviones está tramitando la certificación con el regulador europeo de aviación para su reactor C919, al tiempo que busca clientes internacionales.

Sin embargo, fuentes de la industria aeronáutica advierten de que COMAC está muy lejos de abrirse camino a nivel internacional, especialmente sin certificaciones de referencia de Estados Unidos o la Unión Europea, o aviones más eficientes.

Tarapore afirmó que la demanda de aviones de China y de los países cercanos es "extremadamente robusta" y que COMAC tiene "muy buenas posibilidades de realizar una sólida incursión".

Al dispararse los viajes en todo el mundo tras la pandemia, las compañías aéreas se apresuraron a encargar nuevos aviones. Pero los problemas en la cadena de suministro aeroespacial y en la industria de mantenimiento de aeronaves, como la escasez de mano de obra y los problemas con los motores, han provocado retrasos en la entrega de los nuevos reactores, complicando los planes de crecimiento de las aerolíneas y llamando la atención de COMAC.

Airbus ha declarado que las plazas de producción de su popular familia de aviones A320 están agotadas hasta finales de la década.

Boeing, por su parte, está inmersa en una crisis de seguridad de gran envergadura. Se enfrenta a investigaciones de los reguladores estadounidenses, a un posible enjuiciamiento por acciones pasadas y a la caída de la producción de su avión más vendido, el 737 MAX.

Tarapore dijo que espera que Boeing inicie un cambio estructural y cultural que se traduzca en la "producción de aviones de alta calidad a un ritmo acorde con los estándares históricos y coherente con lo que Boeing necesita producir para seguir siendo relevante".

Los problemas en Boeing están ralentizando los suministros para DAE, uno de los 10 principales arrendadores del mundo, con una flota de 500 aviones propios, gestionados o encargados. DAE ha dicho anteriormente que espera recibir de Boeing este año sólo la mitad de aviones de los que el fabricante de aviones se había comprometido a entregar.

"Dentro de 30 años, creo que no estaremos hablando de un duopolio, seremos sin duda una industria en la que COMAC desempeñará un papel mucho más significativo", declaró Tarapore. (Reportaje de Alexander Cornwell, Aditi Shah y Tim Hepher en Dubai. Edición de Gerry Doyle)