El avión de las fuerzas de defensa neozelandesas que trasladaba al primer ministro de Nueva Zelanda, Christopher Luxon, a Japón sufrió una avería el domingo, lo que obligó al primer ministro a tomar un vuelo comercial, según confirmó el lunes su oficina.

Luxon va a pasar cuatro días en Japón, donde se espera que se reúna con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, y dedique tiempo a promocionar los negocios neozelandeses.

Los medios de comunicación neozelandeses informaron de que el Boeing 757 se averió durante una parada para repostar en Papúa Nueva Guinea, dejando a la delegación empresarial y a los periodistas varados en Port Moresby, mientras Luxon volaba en vuelo comercial a Japón.

Los dos 757 de las Fuerzas de Defensa neozelandesas tienen más de 30 años y su antigüedad los ha hecho cada vez menos fiables.

La ministra de Defensa neozelandesa, Judith Collins, declaró el lunes a la emisora de radio Newstalk ZB que los constantes problemas con los vuelos eran "embarazosos" y que el ministerio estaba estudiando la posibilidad de que Luxon y su delegación volaran comercialmente a partir de ahora.

Las fuerzas de defensa neozelandesas tienen problemas con el envejecimiento de sus equipos y para retener al personal suficiente. El gobierno ha dicho que le gustaría gastar más en defensa, pero también está intentando reducir el gasto ya que el país se enfrenta a vientos en contra económicos.