Boeing dijo el martes que entregó 24 aviones comerciales en mayo, aproximadamente la mitad de los 50 reactores que entregó a los clientes durante el mismo mes del año anterior, ya que siguió operando una línea de montaje más lenta para completar el trabajo pendiente.

Boeing ha dicho que está produciendo menos aviones MAX de pasillo único para mejorar la calidad de fabricación, después de que el 5 de enero el reventón en pleno vuelo de un tapón de la puerta de un avión 737 MAX 9 sometiera al fabricante estadounidense de aviones a un mayor escrutinio por parte de los reguladores.

El fabricante de aviones dijo que entregó 19 aviones MAX en mayo, tres más que en abril, pero un 45% menos que los 35 aviones que entregó a los clientes durante el mismo mes de 2023.

Reuters informó en abril de que la producción mensual de Boeing descendió a un solo dígito a finales de marzo, muy por debajo del tope de 38 reactores al mes impuesto por la Administración Federal de Aviación (FAA).

Las entregas de aviones son seguidas de cerca por Wall Street porque los fabricantes de aviones pueden cobrar la mayor parte de sus pagos cuando entregan los reactores a los clientes.

Boeing también dijo que había recibido cuatro nuevos pedidos brutos en mayo, todos 787-10 Dreamliners para Eva Air. Eso eleva el total bruto de pedidos de Boeing en lo que va de año a 142.

Tras eliminar las cancelaciones y las conversiones, Boeing registró un total neto de 103 pedidos desde el inicio de 2024.

Tras nuevos ajustes contables para reflejar la calidad de la cartera de pedidos, Boeing registró unos pedidos netos ajustados de 130 aviones en lo que va de año.

La cartera de pedidos de Boeing pasó de 5.646 a 5.625 a 31 de mayo.

A principios de este mes, el rival europeo de Boeing, Airbus, dijo que había entregado 53 aviones en mayo, un 16% menos que en el mismo mes de 2023, con lo que las entregas en lo que va de año ascienden a 256. (Reportaje de Allison Lampert en Montreal Edición de Tomasz Janowski)