AMSTERDAM (Reuters) - La fiscalía neerlandesa está estudiando una denuncia penal contra Booking.com por la publicación de propiedades de alquiler en asentamientos israelíes, según informó el jueves.

La organización neerlandesa sin ánimo de lucro SOMO declaró que había presentado la denuncia ante la fiscalía neerlandesa en noviembre, junto con otros tres grupos de derechos humanos, pero que no la había hecho pública hasta ahora.

En su denuncia, los grupos acusan a Booking.com de "beneficiarse de crímenes de guerra al facilitar el alquiler de casas de vacaciones en tierras robadas a la población autóctona palestina".

Los fiscales estaban estudiando la denuncia, pero no podían dar un plazo para tomar una decisión sobre posibles nuevas medidas, dijo la portavoz Brechje van de Moosdijk.

Booking, en una respuesta, dijo que no estaba de acuerdo con las acusaciones y que no hay leyes que prohíban cotizar en los asentamientos israelíes, mientras que una serie de leyes estatales estadounidenses prohibirían desinvertir en la región.

"Se han emprendido acciones legales contra otras empresas que han intentado dejar sus actividades, y esperaríamos que ocurriera lo mismo en nuestro caso", declaró un portavoz de la empresa.

SOMO dijo que su investigación había demostrado que la plataforma de Booking ofrecía hasta 70 listados de propiedades en Jerusalén Este y Cisjordania ocupada entre 2021 y 2023.

Argumentó que los ingresos obtenidos por el alquiler de esas propiedades son "producto de actividades delictivas", y que al reservar estos ingresos en los Países Bajos la empresa está violando las normas neerlandesas contra el blanqueo de capitales.

Las colonias construidas en tierras capturadas por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967 son considerados ilegales por la mayoría de los países, incluidos los Países Bajos. Su presencia es una de las cuestiones fundamentales del conflicto palestino-israelí.

Los palestinos pretenden establecer un Estado independiente en Cisjordania y la Franja de Gaza con Jerusalén Este como capital. Los colonos israelíes argumentan que tienen conexiones históricas con el territorio.

(Información de Bart Meijer; editado por Jan Harvey; editado en español por Javi West Larrañaga)