El S&P 500 y el Nasdaq registraron máximos de cierre récord por cuarta sesión consecutiva el jueves, ya que las acciones tecnológicas extendieron su reciente repunte.

El número de estadounidenses que presentaron nuevas solicitudes de subsidio de desempleo aumentó la semana pasada y otro informe mostró que los precios de producción cayeron inesperadamente en mayo, lo que contribuyó a mantener vivas las esperanzas de un recorte de tipos en septiembre por parte de la Reserva Federal.

El miércoles, la Fed proyectó sólo un recorte de tipos este año, después de que sus perspectivas en marzo incluyeran tres reducciones de un cuarto de punto porcentual.

Tanto el sector tecnológico del S&P 500 como un índice de semiconductores subieron con fuerza.

Las acciones de Broadcom saltaron y alcanzaron un máximo histórico después de que el fabricante de chips elevara su previsión de ingresos por semiconductores utilizados en la tecnología de inteligencia artificial. También anunció un desdoblamiento de acciones a plazo de 10 por 1.

Las acciones de Nvidia también repuntaron.

"Estamos viendo un poco más de descenso en los rendimientos, pero sigue siendo en gran medida una historia tecnológica" en las acciones, dijo Paul Nolte, asesor de patrimonio senior y estratega de mercado de Murphy & Sylvest en Elmhurst, Illinois. "Cuando se observa el mercado en general, no se ve la participación que a uno le gustaría ver de un mercado más sano".

Según datos preliminares, el S&P 500 ganó 11,94 puntos, o un 0,22%, para terminar en 5.432,97 puntos, mientras que el Nasdaq Composite ganó 59,12 puntos, o un 0,34%, hasta 17.667,56. El Promedio Industrial Dow Jones cayó 70,48 puntos, o un 0,19%, hasta los 38.639,92 puntos.

El rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años siguió bajando el jueves.

Algunos inversores se preguntan si la economía puede estar desacelerándose demasiado rápido.

El índice industrial cayó junto con el índice Russell 2000 de pequeña capitalización.

UBS Global Research dijo que espera que la Fed recorte los tipos en diciembre en lugar de en septiembre, mientras que Goldman Sachs y Morgan Stanley siguen esperando el primer recorte en septiembre.