MÚNICH (dpa-AFX) - El proveedor de servicios informáticos Cancom se vio impulsado en el tercer trimestre por su última adquisición. Las ventas y los beneficios aumentaron. El grupo SDax confirmó el jueves en Múnich sus objetivos para el año en curso. El precio de la acción subió alrededor de un diez por ciento en las operaciones de la mañana.

Sin embargo, el precio de la acción ha caído significativamente desde su máximo para el año hasta la fecha de 35,10 euros a principios de marzo. Más recientemente, la cotización era de 26,90 euros, ligeramente inferior a la de principios de año.

La cifra de negocios aumentó un 26% interanual hasta los 415,8 millones de euros, como también anunció la empresa. Los beneficios antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA) aumentaron en una buena quinta parte, hasta 35 millones de euros. El resultado final para los accionistas fue un beneficio de algo menos de 10,4 millones de euros. En el mismo periodo del año anterior, el proveedor de servicios informáticos registró 7,1 millones de euros.

"La evolución de los negocios en el tercer trimestre confirma que nuestras perspectivas actuales son correctas y que la adquisición de K-Businesscom reforzará el Grupo Cancom a largo plazo", declaró Rüdiger Rath, Consejero Delegado, en el comunicado de prensa.

Para el cuarto trimestre, el Comité Ejecutivo espera el repunte estacional en el negocio de hardware y una buena demanda continuada en el entorno de servicios. La tendencia a la digitalización y la demanda asociada de infraestructura de TI, software y servicios de TI se mantiene intacta en todos los mercados de TI relevantes para la empresa. La digitalización en empresas y organizaciones, en los sectores de la sanidad y la educación y en la administración seguirá vigente, aunque las inversiones, sobre todo en hardware informático, se pospongan en el actual entorno económico.

En el trimestre de verano, la dirección recortó sus objetivos anuales debido a la debilidad de la demanda, que no había planteado hasta finales de mayo tras la adquisición de la empresa austriaca KBC. En consecuencia, se espera que el volumen de negocio se sitúe entre 1.520 y 1.580 millones de euros en 2023. Para el resultado antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (EBITDA), la dirección del Grupo prevé entre 116 y 126 millones de euros, frente a algo menos de 105 millones de euros el año anterior./mne/tav/stk