Stand with Crypto, una organización de defensa de los votantes que poseen criptodivisas, vio cómo su número de miembros superaba el millón el miércoles, mientras los partidarios de las criptomonedas presionan a los políticos para que creen un nuevo marco regulador para la industria de los activos digitales y eviten al mismo tiempo requisitos de cumplimiento más onerosos.

Brian Armstrong, director ejecutivo de Coinbase, una plataforma en línea para la compra y venta de cripto que ayudó a lanzar Stand With Crypto el pasado agosto, dijo que el rápido crecimiento del grupo mostraba el potencial poder de voto de los usuarios de criptodivisas.

"Es un bloque de votantes mucho mayor de lo que la mayoría de la gente probablemente hubiera previsto", dijo Armstrong a Reuters.

La industria de las criptodivisas está gastando decenas de millones de dólares en las elecciones estadounidenses de este año para impulsar a los candidatos favorables a las criptodivisas y derrotar a los que presionan a favor de una mayor regulación.

Coinbase anunció el lunes una donación de 25 millones de dólares al comité de acción política pro cripto Fairshake, igualando las recientes contribuciones de la empresa de cripto pagos Ripple y de la firma de capital riesgo centrada en la tecnología Andreessen Horowitz.

Stand with Crypto se ha dirigido a los votantes de los estados indecisos y ahora cuenta con casi 24.000 miembros en Georgia, donde el presidente demócrata Joe Biden venció al republicano Donald Trump en 2020 por 11.779 votos, y más de 16.000 miembros en Arizona, donde Biden ganó por algo más de 10.000 votos.

Armstrong dijo que el aumento del número de miembros del grupo se vio impulsado por la frustración ante el veto de Biden el 31 de mayo a una medida que pretendía anular el boletín contable de la Comisión de Bolsa y Valores sobre los criptoactivos, y por el fuerte apoyo al proyecto de ley patrocinado por los republicanos que crearía un nuevo marco legal para las divisas digitales.

La Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, aprobó el mes pasado la llamada Ley de Innovación Financiera y Tecnología para el Siglo XXI con apoyo bipartidista, aunque la Casa Blanca ha dicho que se opone a ella. El presidente de la SEC, Gary Gensler, ha advertido de que el proyecto de ley podría crear nuevos riesgos para los inversores y los mercados.

Los responsables de Coinbase se han reunido con funcionarios de la Casa Blanca y de la administración Biden en los últimos meses para tratar estos temas, según una fuente al tanto del asunto.

Armstrong dijo que no apoyaba a ningún candidato presidencial porque consideraba que las cuestiones relacionadas con las criptomonedas debían ser bipartidistas para garantizar la aprobación de la legislación necesaria.

Pero dijo que el veto de Biden la semana pasada fue claramente "un mal movimiento político" dado el amplio apoyo bipartidista a la medida.

"Creo que es simplemente mala política ser anti cripto. No hay un electorado al que se esté ganando con ello, sino que se está molestando a un gran número de estadounidenses que han utilizado esta tecnología", dijo.

Coinbase calcula que 52 millones de estadounidenses han utilizado criptodivisas, lo que representa aproximadamente uno de cada cinco votantes demócratas, republicanos o independientes, dijo Armstrong. Muchos se sintieron frustrados porque las reglas del sector no estaban claras.

"Buscan elegir representantes que estén alineados con sus valores", dijo. Dijo que no estaba claro si la gente de este "bloque de votantes" en rápido crecimiento emitiría su voto en las elecciones presidenciales de noviembre basándose en cuestiones relacionadas con los activos digitales, pero que un subconjunto ciertamente podría hacerlo.

La Casa Blanca y la campaña de Biden declinaron hacer comentarios.

La campaña de Biden ha intensificado su acercamiento a la industria y a los usuarios de criptodivisas en las últimas semanas, dijo una fuente familiarizada con el asunto.

La campaña de Trump anunció el mes pasado que aceptaría donaciones en criptodivisas. La campaña de Biden no hizo comentarios inmediatos sobre si aceptaba este tipo de donaciones. (Reportaje de Andrea Shalal; información adicional de Hannah Lang; edición de Caitlin Webber y Michael Perry)