BERLÍN (dpa-AFX) - En vísperas de la segunda ronda de negociaciones colectivas para unos 140.000 empleados de la banca privada, el sindicato Verdi ha pedido a los empresarios que presenten su propia oferta en las negociaciones. "Los beneficios de las instituciones bancarias han aumentado en los últimos años, mientras que el poder adquisitivo de los empleados ha disminuido al mismo ritmo. Esto está provocando, con razón, frustración", declaró el domingo el negociador de Verdi, Jan Duscheck.

"Los empleados no quieren una larga resaca en esta ronda de negociaciones colectivas y lo han dejado claro en los últimos días con acciones y huelgas de advertencia", dijo Duscheck. Varios miles de empleados participaron en las primeras huelgas de advertencia. Las huelgas también provocaron el cierre de numerosas tiendas a lo largo de varios días.

Verdi exige un aumento salarial del 12,5%, pero de al menos 500 euros al mes y un aumento de 250 euros en el salario mensual del personal subalterno. Verdi también está a favor de entablar negociaciones sobre el desarrollo de la normativa en materia de tiempo de trabajo. La Asociación Alemana de Empleados de Banca (DBV) quiere conseguir un aumento del 16% o al menos 600 euros brutos al mes. Las negociaciones salariales continuarán este lunes en Berlín.

Los empresarios dicen que las demandas salariales son claramente demasiado elevadas

La patronal acaba de rechazar las demandas salariales por considerarlas demasiado elevadas. "Estamos operando en un entorno en el que hay más y mayores riesgos de los que ha habido en mucho tiempo", argumentó Thomas A. Lange, negociador principal de la patronal bancaria. Sin embargo, Carsten Rogge-Strang, director general de la patronal de la banca privada (AGV Banken), también había declarado antes del inicio de las conversaciones que la patronal estaba "dispuesta a realizar ajustes salariales justos".

Ya se ha acordado una tercera fecha de negociación para el 3 de julio en Frankfurt. En la anterior ronda de negociaciones colectivas, los sindicatos y la patronal no llegaron a un acuerdo hasta después de más de nueve meses, en abril de 2022./sl/ben/DP/men