Continental independizará su unidad de experiencia de usuario, que fabrica paneles de instrumentos y pantallas para vehículos, abriendo la opción de una posible venta o cambio de propiedad, según informó la empresa el lunes en una jornada sobre mercados de capitales.

El fabricante de piezas de automóviles también estaba explorando opciones sobre cómo reestructurar otras actividades empresariales dentro de la división de automoción por valor de 1.400 millones de euros (1.520 millones de dólares) en ventas consolidadas este año fiscal, dijo, sin proporcionar detalles.

Los principales negocios del grupo son la fabricación de neumáticos, la división de automoción, que abarca tanto la experiencia del usuario como las funciones de seguridad del software y la tecnología de conducción autónoma, y un tercer brazo que produce tecnologías digitales para automóviles y otros sectores llamado ContiTech.

Continental dijo en noviembre que recortaría

miles

de puestos de trabajo en la división de automoción en todo el mundo y reduciría el número de áreas de negocio dentro de la división de seis a cinco.

Aún así, la división permanecería dentro de Continental, según declaró el lunes el Consejero Delegado, Nikolai Setzer, en medio de especulaciones sobre una reestructuración más amplia en la empresa.

"El negocio de automoción está con nosotros, se queda con nosotros", dijo Setzer en una rueda de prensa.

También el lunes, Continental dijo que tenía como objetivo un margen ajustado del 8-11% sobre los beneficios antes de intereses e impuestos (EBIT) y de 44.000 a 48.000 millones de euros (47.800 a 52.180 millones de dólares) en ventas totales en los próximos 2 a 3 años, aumentando a 51.000 a 56.000 millones de euros en 3-5 años.

Sus perspectivas para 2023 prevén un margen EBIT ajustado del 5,5-6,5% sobre unas ventas de 41.000 a 43.000 millones de euros.

(1 dólar = 0,9200 euros) (Reportaje de Victoria Waldersee; edición de Matthias Williams y Louise Heavens)