Deutsche Telekom ha obtenido una victoria en un litigio con la Unión Europea (UE) sobre el pago de intereses por multas no autorizadas.

En una sentencia publicada el martes, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJCE) ordenó a la Comisión de la UE que efectuara el pago correspondiente. "No se trata de 'intereses de demora', sino de intereses destinados a compensar a la empresa en una suma global por la retención del uso del importe en cuestión".

En 2014, la Comisión de la UE impuso una multa de 31 millones de euros a Telekom por abusar de su posición dominante en el mercado eslovaco. Aunque la empresa con sede en Bonn emprendió acciones legales contra ello, pagó la suma provisionalmente en 2015. En este proceso, la multa se redujo en doce millones de euros. La UE devolvió esta cantidad en 2019, tras lo cual Deutsche Telekom reclamó unos intereses de demora de 1,8 millones de euros por los cuatro años transcurridos hasta el reembolso. Según la sentencia actual, la Comisión de la UE debe pagar unos intereses que están tres puntos y medio por encima del tipo de refinanciación del Banco Central Europeo (BCE). La Comisión de la UE ha anunciado su intención de revisar la sentencia y sus consecuencias.

Tras la actual sentencia favorable a Deutsche Telekom, Intel puede esperar ganar también un caso similar. La empresa estadounidense reclama 593 millones de euros en concepto de intereses por una multa de algo más de mil millones de euros, que fue anulada en 2022. Algunas compañías aéreas también reclaman compensaciones por multas anuladas.

(Informe de Hakan Ersen, con la ayuda de Foo Yun Chee, editado por Ralf Banser. Si tiene alguna pregunta, póngase en contacto con nuestra redacción en berlin.newsroom@thomsonreuters.com (para política y economía) o en frankfurt.newsroom@thomsonreuters.com (para empresas y mercados).