El Post, citando un documento del Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California (Cal Fire) que aún no se ha hecho público, informó de que una línea eléctrica de Southern California Edison (SCE) se había combado y chocó contra una línea de comunicaciones situada debajo, provocando chispas que prendieron la vegetación cercana el 5 de septiembre de 2022.

El rápido incendio resultante quemó más de 11.300 hectáreas (28.000 acres) en el condado de Riverside, cerca de la localidad de Hemet, a unas 75 millas (120 km) al sureste de Los Ángeles. El fuego hirió a una persona además de matar a dos, dijeron entonces las autoridades estatales.

SCE, filial de Edison International, no confirmó el contenido del informe de Cal Fire, pero dijo que estaba revisando el documento y añadió que había cooperado con las autoridades estatales durante su investigación.

"Nuestros corazones están con la comunidad y las personas que sufrieron pérdidas en el incendio de Fairview", dijo la portavoz de SCE, Diane Castro.

Castro declinó dar detalles sobre el contenido del informe de Cal Fire o confirmar el artículo del Washington Post.

Cal Fire no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios, como tampoco lo hizo la Comisión de Servicios Públicos de California, que regula las empresas de servicios públicos de propiedad privada.

Más de dos décadas de sequía y el aumento de las temperaturas, exacerbados por el cambio climático, han hecho que California sea más vulnerable a los incendios forestales.

A menudo se culpa a las compañías eléctricas de provocar los incendios forestales por no cerrar las redes de transmisión durante los vientos fuertes, que pueden derribar las líneas electrificadas y prender fuego a la vegetación.