Embraer se dirige al Salón Aeronáutico de Farnborough el próximo mes con vientos de cola que han elevado sus acciones a un máximo histórico, ya que los pedidos recientes muestran que el fabricante de aviones brasileño está listo para llenar un vacío para las aerolíneas hambrientas de nuevos aviones en los próximos años.

Las noticias han impulsado las esperanzas en Embraer antes de la gran cita del sector, del 22 al 26 de julio, en la que los fabricantes de aviones suelen anunciar pedidos importantes. El año pasado, los inversores se sintieron decepcionados por las cifras más flojas de lo esperado de Embraer en el Salón Aeronáutico de París.

Las acciones de la compañía, que cotizan en bolsa en Sao Paulo, han subido casi un 70% este año y alcanzaron un máximo histórico la semana pasada, siendo con diferencia las que más subieron en el índice bursátil de referencia Bovespa. Varios analistas aún ven margen para subir.

Este mes, Embraer se embolsó un pedido de 20 reactores E2 de la empresa estatal Mexicana de Aviación, abriendo un nuevo mercado para sus reactores comerciales de nueva generación y aumentando su cartera de pedidos en firme desde el máximo en siete años de 21.100 millones de dólares alcanzado en marzo.

"Seguimos viendo un entorno saludable para los nuevos pedidos", dijeron los analistas de XP Investimentos a los clientes tras el anuncio.

El año pasado, Embraer reveló sólo 13 pedidos de aviones comerciales en el Salón Aeronáutico de París, por debajo de las estimaciones del mercado y de años anteriores. Pero las compañías aéreas luchan cada vez más con una escasez de aviones que limita su capacidad, lo que ha presentado nuevas oportunidades para la empresa brasileña.

Embraer tiene franjas horarias de producción disponibles a partir de 2026, lo que significa que puede cumplir con las ventas de nuevos aviones antes que sus rivales más grandes, Boeing y Airbus, ya que este último ha agotado su producción de aviones de pasillo único hasta el final de la década.

Los observadores del mercado afirman que las franjas horarias disponibles de Embraer pueden ayudarle a atender los planes de crecimiento a corto plazo de compañías aéreas como Mexicana. El nicho tradicional del fabricante brasileño de aviones se sitúa justo por debajo del mercado de los aviones de más de 150 plazas más vendidos de Boeing y Airbus.

El pedido mexicano, dijo JPMorgan, "corrobora nuestra tesis de que Embraer debería seguir beneficiándose de la falta de slots de sus pares para entregar aviones a medio plazo".

El acuerdo de Mexicana con Embraer se produjo después de unas conversaciones muy anunciadas con Boeing, que los analistas indicaron que podrían no haber progresado debido a la ampliación de los plazos de entrega del fabricante de aviones estadounidense.

El movimiento también puede dar a la familia E2 un impulso adicional en Norteamérica. Los reactores E1, más pequeños y de primera generación, son la columna vertebral de la aviación regional en EE.UU., pero Embraer espera introducirse en ese mercado clave con su "pequeño fuselaje estrecho" E195-E2.

Al principio, los E2 se vendieron con lentitud debido a la pandemia del COVID-19, a la escasez de suministro de motores por parte de Pratt & Whitney y al desajuste entre el peso del avión y las restricciones de la "cláusula de alcance" de los convenios sindicales de los pilotos estadounidenses.

"Creemos que el éxito de la entrada de los E2 en México contribuirá posteriormente a impulsar el debut de la aeronave en el mercado regional estadounidense una vez que se actualice la normativa sobre la cláusula de alcance", señalaron los analistas de BTG Pactual.

El E2 vuela en Canadá con Porter Airlines, incluidas algunas rutas a Estados Unidos.

"Las cuatro divisiones de Embraer están experimentando un panorama favorable en la industria", dijo BTG, citando también las exitosas campañas de ventas del avión militar insignia C-390 Millennium a países como Corea del Sur y Austria. "Somos compradores (de acciones de Embraer)". (Reportaje de Gabriel Araujo Edición de Brad Haynes y Josie Kao)