Las acciones de los bancos franceses, los operadores de autopistas y las empresas energéticas cayeron con fuerza el lunes, después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, convocara elecciones anticipadas por sorpresa en respuesta a la derrota de su formación en las elecciones de la UE.

Las acciones de BNP Paribas, el mayor banco de Francia, cayeron cerca de un 8% en la apertura y cotizaban un 4,5% a la baja a las 1137 GMT, mientras que las acciones de los prestamistas franceses Credit Agricole y Societe Generale también sufrieron fuertes pérdidas.

La inesperada decisión de Macron podría otorgar un gran poder político a la extrema derecha tras años al margen, y poner al partido de Marine Le Pen, la Agrupación Nacional (RN), a cargo de la agenda nacional, incluida la política económica.

Entre las políticas planteadas por el partido, el RN ha propuesto un mayor gasto público, a pesar de los ya significativos niveles de deuda francesa, lo que amenaza con elevar aún más los costes de financiación de los bancos franceses.

Los operadores de autopistas Eiffage y Vinci también cotizaron en torno a un 5% a la baja. El RN ha propuesto nacionalizar las autopistas francesas para reducir los peajes en un 15%.

La empresa francesa de gas y electricidad Engie cayó un 4%, mientras que el índice francés de valores de primer orden CAC 40 llegó a caer un 1,9% en la apertura.

A pesar de las preocupaciones de los inversores, la industria se preguntaba si el RN seguiría adelante con sus políticas declaradas. Las autopistas son un importante contribuyente a las finanzas del Estado, dijo una fuente cercana a ASFA, la asociación de empresas de autopistas francesas.

"Las concesiones son recaudadoras de impuestos y pagan la mitad de sus ingresos al Estado. Ponerlas en entredicho sería una señal peligrosa para la calificación de Francia", dijo la persona, declinando ser identificada por cuestiones políticas.