La sueca Ericsson dijo el lunes que un programa de cuatro años para supervisar el cumplimiento por parte de la empresa de un acuerdo anticorrupción de EE.UU. había finalizado el 2 de junio.

El nombramiento en 2020 de un monitor independiente se produjo tras un acuerdo el año anterior con el Departamento de Justicia de EE.UU. (DOJ) para resolver una investigación sobre presunta corrupción de la empresa en China, Vietnam y Yibuti.

El monitor había estado evaluando el programa global de cumplimiento anticorrupción y los controles internos de la empresa sueca.

"El 28 de marzo de 2024, el monitor certificó al DOJ que el programa de cumplimiento anticorrupción de Ericsson ha satisfecho los requisitos y está funcionando eficazmente", dijo Ericsson en un comunicado.

En relación con el acuerdo de 2019, Ericsson había acordado pagar una sanción penal y comprometerse con un monitor de cumplimiento independiente durante tres años, un plazo que se amplió posteriormente en un año.

"Este es un hito importante en nuestro viaje para mejorar nuestra organización. En los últimos cuatro años hemos implementado importantes requisitos y procesos de cumplimiento", declaró el consejero delegado Borje Ekholm.

Las acciones de Ericsson subían un 1,9% hacia las 0723 GMT, superando la subida del 0,9% del índice bursátil de referencia de Estocolmo. (Reportaje de Stine Jacobsen, edición de Terje Solsvik)