La subida de 4 puntos porcentuales, hasta el 22,75%, fue la mayor en términos absolutos en unos 17 años y la primera desde que el nuevo gobernador del Banco Central, Olayemi Cardoso, asumió el cargo en septiembre.

El banco central también elevó el coeficiente de caja de los bancos del 32,5% al 45%, en un intento de reducir la liquidez de la economía.

Los inversores afirmaron que la subida de tipos era una medida largamente esperada para hacer frente a una crisis económica que se ha agravado en la nación más poblada de África desde que el presidente Bola Tinubu asumió el cargo en mayo del año pasado.

Sin embargo, los tipos de interés reales siguen siendo profundamente negativos, y la inflación se ha disparado a un máximo de tres décadas, cercano al 30%.

"Hemos estado conteniendo la respiración demasiado tiempo tras las elecciones y el cambio de gobernador del banco central, pero la decisión sobre la subida de tipos y los cambios que la acompañan nos han dado un motivo para ser algo más optimistas sobre lo que está por venir", declaró Emre Akcakmak, responsable de mercados fronterizos de la gestora de activos East Capital.

Afirmó que el banco -y el gobierno- tenían un largo camino por delante tras "largos años de estancamiento" bajo la administración anterior, que llevaron a la exclusión de algunos índices de bonos.

Una serie de países africanos sigue subiendo los tipos de interés para domar la inflación, incluso cuando los mercados emergentes de otros lugares, que subieron antes, han iniciado ciclos de relajación.

`

El camino de Nigeria también ha sido políticamente tenso. Tinubu despidió al anterior jefe del banco central, Godwin Emefiele, que ahora se enfrenta a cargos de fraude presentados por el gobierno.

La administración también está trabajando para aplacar la ira pública por la escalada de los precios de los alimentos, la supresión el año pasado de la mayoría de las subvenciones a la gasolina y una moneda naira que ha alcanzado mínimos históricos frente al dólar estadounidense tras dos devaluaciones desde junio de 2023.

Los sindicatos protestan esta semana contra el aumento del coste de la vida, y muchas personas tienen dificultades para alimentar a sus familias.

CATALIZAR LA INVERSIÓN

JPMorgan dijo que consideraba la subida del martes como un primer paso para domar la inflación, que podría permanecer "pegada por encima del 30% durante los próximos meses antes de cierta desinflación" durante la segunda mitad del año.

"Creemos que es probable que el CBN mantenga estas intervenciones a corto plazo con la esperanza de que las recientes acciones monetarias ayuden a catalizar algunas inversiones de cartera extranjeras y a mejorar la liquidez de divisas", dijo Gbolahan Taiwo de JPMorgan en una nota.

Los cambios del CBN fueron bien recibidos, pero aún se necesita un mayor endurecimiento de la política monetaria para impulsar la inversión extranjera, afirmó Yvette Babb, gestora de carteras de William Blair Investment Management.

"Despejar las bolsas de dólares atrasados y mantener los tipos elevados en medio del entorno inflacionista de Nigeria será, en nuestra opinión, esencial para atraer flujos de entrada", afirmó.

Pero los cambios realizados hasta ahora ya podrían atraer más efectivo al país.

La subida de los tipos de interés, combinada con las devaluaciones del naira, hacen que la compra de deuda pública en moneda naira emitida localmente sea "una oportunidad más interesante", afirmó Kevin Daly, gestor de carteras de abrdn, propietaria de deuda pública en naira de 2013 a 2016 y de 2017 a 2020.

Una subasta de deuda local la próxima semana proporcionará más información sobre cómo la actuación del CBN repercute en los precios y los rendimientos, dijo.

"Tenemos otra MPC (decisión sobre los tipos de interés) a finales de marzo, por lo que existe la posibilidad de nuevas subidas de tipos, en cuyo caso podría valer la pena ser pacientes en esta etapa", dijo Daly, y añadió: "Podríamos sumergirnos en el agua".