Los accionistas de Hess aprobaron el martes la fusión de la compañía por 53.000 millones de dólares con la petrolera estadounidense número 2, Chevron, según los resultados preliminares de la votación.

Para aprobar la fusión se requería el voto favorable de la mayoría de los 308 millones de acciones en circulación de Hess. La compañía no facilitó inmediatamente el recuento de votos.

Chevron ofreció adquirir Hess

el pasado octubre

en un movimiento para

hacerse con los lucrativos yacimientos de Guyana, rica en petróleo.

El acuerdo se ha visto paralizado por una revisión en curso de la

Comisión Federal de Comercio

y enturbiado por una demanda de arbitraje presentada por los socios de Hess en Guyana, Exxon Mobil y CNOOC .

El resultado es una victoria para el consejero delegado de Hess, John Hess, y pone fin a las

las reclamaciones de algunos accionistas que querían una compensación adicional

por el retraso en el cierre de la venta.

El arbitraje de Exxon

podría

retrasar el cierre del acuerdo hasta 2025.

Estamos muy satisfechos de que la mayoría de nuestros accionistas reconozcan el valor convincente de esta transacción estratégica y esperamos que se complete con éxito nuestra fusión con Chevron, declaró el consejero delegado Hess.

Las acciones de Hess y Chevron ganaron con los resultados. Hess subió una fracción a 151,25 dólares y Chevron subió 1,13 dólares a 158,55 dólares, ambas en las operaciones de la tarde en Nueva York.

"Suponiendo que Chevron gane el arbitraje de Exxon o encuentre un

acuerdo, la transacción se va a producir ahora", dijo Mark

Kelly, analista de la firma financiera MKP Advisors.

El voto afirmativo tiene enormes implicaciones para ambas empresas. Chevron contaba con la aprobación para hacerse un hueco en Guyana, una de las naciones productoras de petróleo de más rápido crecimiento del mundo. Los accionistas de Hess poseerán casi el 15% de la mucho mayor Chevron y tendrán acceso a sus dividendos, que son cuatro veces superiores a los de Hess.

También fortalecerá su mano en cualquier negociación con Exxon. Aunque Exxon no ha expresado ningún interés en pujar por Hess en su conjunto, no ha descartado una posible oferta por los activos de Hess en Guyana, el activo más preciado de la empresa.

"Prevemos que el proceso regulador de la FTC avance hacia su conclusión en las próximas semanas", declaró un portavoz de Chevron. "Confiamos en que nuestra posición sobre el derecho preferente se afirmará en el arbitraje".

Exxon explota toda la producción de Guyana con una participación del 45% en el gigantesco bloque Stabroek. CNOOC posee otro 25% de la empresa conjunta. Ambas reclaman un derecho de tanteo sobre cualquier venta por parte de Hess de su participación del 30%.

La empresa de representación Institutional Shareholder Services había recomendado a los accionistas que votaran abstención e instado a Hess a ofrecer un incentivo a los accionistas por el retraso del acuerdo.

John Hess pasó el último mes presionando a los grandes accionistas para conseguir el apoyo a la fusión. Había visitado o llamado personalmente a más de 30 empresas, según personas familiarizadas con el asunto. (Reportaje de Sabrina Valle en Houston Edición de Marguerita Choy, Gary McWilliams y Matthew Lewis)