Los beneficios de los bancos medianos estadounidenses seguirán bajo presión durante la mayor parte de 2024, según los analistas de Wall Street, ya que el aumento de los costes de los depósitos y el escaso crecimiento de los préstamos arrastran sus ganancias.

Regions Financial, Huntington Bancshares y Fifth Third Bancorp se unieron el viernes a sus homólogos en la declaración de menores beneficios en el primer trimestre, debido a una fuerte caída de sus ingresos por intereses.

El margen de interés neto, una medida clave de la rentabilidad bancaria que tiene en cuenta los ingresos por intereses de los préstamos y los pagos de los depósitos, también se contrajo en los prestamistas regionales por segundo trimestre consecutivo.

La mayoría de los bancos estadounidenses de tamaño medio prevén un descenso de los ingresos netos por intereses (INI) este año, ya que los elevados tipos de interés han frenado la actividad crediticia, mientras que los esfuerzos por retener a los clientes para que no busquen mejores rendimientos en otros lugares han elevado los costes de los depósitos.

"Creo que nos queda otro trimestre a la baja en los ingresos netos por intereses antes de que veamos cierta recuperación en la segunda mitad y esta subida a largo plazo es una especie de arma de doble filo para los bancos en términos de tipos de interés", dijo Stephen Biggar, analista de Argus Research.

"Necesitamos ver una trayectoria descendente en los tipos para ver una mejora en el crecimiento de los préstamos".

El viernes, Regions Financial, Fifth Third Bancorp y Huntington Bancshares mantuvieron sin cambios sus perspectivas de descenso de los ingresos por intereses para 2024.

Sus rivales KeyCorp y Comerica también mantuvieron sus previsiones de descenso de los ingresos netos por intereses para este año, cuando comunicaron unos beneficios inferiores en el primer trimestre a principios de esta semana.

"El entorno general de tipos más altos y más largos seguirá suponiendo un reto para los ingresos netos por intereses de los bancos regionales, y algunas instituciones se enfrentarán a descensos debido a mayores costes de financiación o a cambios en la combinación de depósitos y en la fijación de precios", dijo Theresa Paiz-Fredel, directora senior de Fitch Ratings.

Una inflación más alta de lo previsto ha hecho temer que los costes de los préstamos se mantengan más altos durante más tiempo, lo que ha mantenido al margen a los prestatarios y les ha disuadido de endeudarse a largo plazo, como las hipotecas sobre viviendas.

"El crecimiento de los préstamos sigue siendo muy débil", afirmaron los analistas de Piper Sandler en una nota a principios de esta semana. La correduría añadió que el total de préstamos del sector creció sólo un 2,2% en la segunda semana de abril.

La semana pasada, los sólidos datos económicos llevaron a los analistas a retrasar las expectativas de recorte de tipos a la segunda mitad del año, enturbiando aún más las perspectivas de una recuperación significativa del mercado hipotecario.

Varios ejecutivos bancarios han declarado que estaban trabajando activamente para reducir los gastos y contrarrestar así los vientos en contra de los ingresos por intereses.

La presión sobre los beneficios también ha sido un lastre para las acciones del sector. El índice KBW de banca regional, que sigue una cesta de los principales prestamistas regionales de EE.UU., ha caído un 14,2% este año, por debajo de la ganancia del 5% del índice de referencia S&P 500.