El Gobierno de EE.UU. demandó el miércoles a la rama financiera estadounidense de Hyundai y Kia, acusándola de embargar vehículos alquilados por miembros del servicio militar sin obtener primero el permiso judicial que exige la ley.

Según una demanda presentada ante un tribunal federal de Los Ángeles, Hyundai Capital America violó la Ley de Ayuda Civil a los Miembros de las Fuerzas Armadas entre 2015 y 2023 al embargar 26 vehículos cuyos propietarios habían empezado a pagar sus préstamos antes de entrar en servicio activo.

El Departamento de Justicia ha afirmado que los miembros de las Fuerzas Armadas no deben sufrir dificultades financieras a causa de su servicio.

En la denuncia, el Departamento de Justicia citó como ejemplo la recuperación y venta en 2017 del Hyundai Elantra de tres años de la aviadora de la Marina Jessica Johnnson, después de que el brazo financiero determinara que estaba en servicio activo pero "no desplegada".

Johnson aún debía 13.796 dólares por el coche, y la rama de financiación se dio cuenta en 2020 de que no debería haberlo embargado, según la denuncia.

Hyundai Capital America, con sede en Irvine, California, y los fabricantes de automóviles no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

La demanda busca detener los embargos indebidos y una declaración de que el asunto afectaba a "una cuestión de significativa importancia pública".

En los últimos años, el Departamento de Justicia ha resuelto demandas en virtud de la ley de miembros de las fuerzas armadas contra varias compañías financieras, entre ellas General Motors, Nissan y las ramas financieras de Wells Fargo.

El caso es EE.UU. contra Hyundai Capital America, Tribunal de Distrito de EE.UU., Distrito Central de California, nº 24-03818.