International Business Machines comprará HashiCorp en una operación valorada en 6.400 millones de dólares, según anunció la compañía el miércoles, con lo que ampliará sus productos de software basados en la nube para aprovechar el auge de la demanda impulsada por la inteligencia artificial.

El software ha sido un punto brillante para IBM mientras su negocio de consultoría lidia con un gasto más cauteloso por parte de las empresas que navegan entre tipos de interés más altos.

IBM pagará 35 dólares por acción por HashiCorp, una prima del 42,6% sobre el precio de cierre del lunes. Las acciones de HashiCorp subieron el martes a raíz de los informes de los medios de comunicación sobre las conversaciones para el acuerdo.

IBM, que informó por separado del beneficio ajustado del primer trimestre por encima de las estimaciones de Wall Street, ha redoblado su apuesta por su negocio en la nube, cada vez más necesario para almacenar y procesar las ingentes cantidades de datos empleados en los programas de inteligencia artificial.

El "libro de negocios de IA" de Big Blue superó los 1.000 millones de dólares en el primer trimestre, con un crecimiento secuencial. El libro comprende las ventas reales y las reservas de varias ofertas.

La adquisición se financiará con el efectivo disponible y se sumará al beneficio básico ajustado en el primer año completo tras el cierre, previsto para finales de 2024.

HashiCorp, con sede en California, permite a los clientes establecer y gestionar sus infraestructuras en la nube.

"El acuerdo proporciona un motor de crecimiento de automatización de infraestructuras en la nube para IBM", dijo el martes Stephen Elliot, vicepresidente de la firma de investigación de mercado International Data Corp, tras conocerse las conversaciones.

El acuerdo es un gran complemento para el negocio de Red Hat de IBM, añadió Elliot.

Los ingresos por software crecieron un 5,5% en el primer trimestre, mientras que el segmento de consultoría se mantuvo plano. Los ingresos totales de 14.460 millones de dólares se situaron justo por debajo de las estimaciones de LSEG de 14.550 millones de dólares.

"Estás viendo clientes en este entorno macroeconómico incierto. Estás viendo clientes que están ajustando el gasto discrecional", dijo a Reuters el director financiero Jim Kavanaugh.

Accenture había recortado su previsión de ingresos para el año fiscal 2024 en marzo debido a que los clientes frenaron el gasto en sus servicios de consultoría.

La empresa registró unos beneficios ajustados de 1,68 dólares por acción en el trimestre finalizado en marzo, frente a la estimación media de los analistas de 1,60 dólares.