International Business Machines mostró el lunes un nuevo chip y una máquina de computación cuántica que espera sirvan como bloques de construcción de sistemas mucho mayores dentro de una década.

Investigadores de todo el mundo intentan perfeccionar la informática cuántica, que se basa en la mecánica cuántica para alcanzar velocidades de cálculo mucho más rápidas que los ordenadores clásicos basados en silicio. El reto ha consistido en crear ordenadores cuánticos que sean lo suficientemente fiables en el mundo real como para superar sistemáticamente a los ordenadores convencionales.

Microsoft, Google de Alphabet y Baidu de China, junto con empresas emergentes y estados nacionales, están compitiendo para desarrollar máquinas cuánticas.

A medida que los investigadores cuánticos han ido haciendo las máquinas lo suficientemente grandes como para superar a los ordenadores clásicos, han tenido problemas con los errores en los datos. El lunes, IBM mostró lo que dice que es una nueva forma de conectar chips dentro de las máquinas y luego conectar las máquinas entre sí que, combinada con un nuevo código de corrección de errores, podría producir máquinas cuánticas convincentes para 2033.

La primera máquina en utilizarlos se llama Quantum System Two, que utiliza tres chips "Heron". Darío Gil, vicepresidente senior y director de investigación de IBM, afirmó que los avances parecerán bastante constantes hasta 2029, cuando entre en juego todo el efecto de las tecnologías de corrección de errores.

Después de esa fecha, las máquinas deberían experimentar un fuerte aumento de sus capacidades, de forma similar a cómo los sistemas de IA que se desarrollaron lentamente durante los últimos 15 años se volvieron enormemente más sofisticados en el último año.

"Vas a tener que unirlos", dijo Gil sobre los chips más recientes de IBM. "Vas a tener que hacer muchas de estas cosas juntas para que sea práctico. Porque si no, es sólo un ejercicio de papel".

IBM no es el único jugador cuántico que apunta a máquinas en los próximos años. La startup PsiQuantum, que trabaja con GlobalFoundries para fabricar sus chips, declaró a Reuters a principios de este año que planea tener una máquina comercial dentro de seis años. (Reportaje de Stephen Nellis en San Francisco; edición de Diane Craft )