Dos compañías energéticas japonesas, el productor de petróleo y gas Inpex Corp y la compañía eléctrica JERA, instaron a un regulador energético estadounidense a que conceda sin demora las aprobaciones para que Venture Global inicie la construcción de su proyecto CP2 LNG en Luisiana.

La carta de JERA a la Comisión Federal Reguladora de la Energía de EE.UU. (FERC) fechada el viernes, que seguía a la de Inpex del jueves, reiteraba el papel del proyecto CP2 LNG para asegurar el suministro energético de Japón.

Ambas empresas han firmado acuerdos de 20 años para comprar cada una 1 millón de toneladas métricas anuales (MTPA) de gas natural licuado (GNL) de CP2 LNG, y JERA dijo que también había comprado cargamentos al contado del primer proyecto de Venture Global, Calcasieu Pass LNG.

Inpex afirmó que la decisión final de inversión (FID, por sus siglas en inglés) de CP2 LNG es importante para la seguridad energética de Japón, una postura que, según dijo, cuenta con el apoyo del Ministerio de Economía del país, que posee el 21,19% de las acciones de Inpex.

El proyecto CP2 LNG está a la espera de la aprobación de la FERC, seguida de la autorización de exportación del Departamento de Energía, antes de que pueda comenzar la construcción. Inpex espera que la construcción comience a principios del próximo año.

"La ralentización de las autorizaciones del gobierno de EE.UU. para nuevas instalaciones de exportación de GNL de EE.UU. es preocupante", dijo JERA, que ha comprado GNL de EE.UU. desde 2017 y también ha invertido en la planta de exportación de GNL de Freeport en Texas.

Venture Global LNG, que comenzó los primeros trabajos en la CP2 en la primavera de 2023, tiene contratos para casi la mitad de la capacidad de 20 MPTA de esa planta y espera que el resto se agote antes de finales de 2023.

Eso incluye un acuerdo con la alemana Securing Energy for Europe GmbH (SEFE) para suministrar 2,25 millones de MPTA y un acuerdo a largo plazo con Chevron para la compra de otro 1 millón de MPTA del proyecto CP2.

El promotor estadounidense de GNL está inmerso en casos de arbitraje contractual con varios clientes por su insistencia en que no tiene que suministrar los cargamentos contratados mientras su planta de exportación de Calcasieu Pass está en fase de puesta en marcha.