Las acciones de Intuitive Machines cayeron un 24% el martes a medida que la misión lunar de la empresa se acercaba a un final prematuro después de que un aterrizaje lateral obstaculizara las comunicaciones y la capacidad de carga solar de su alunizador Odysseus.

Si se mantienen las pérdidas previas a la comercialización, se esfumarían casi todas las ganancias que Intuitive Machines obtuvo la semana pasada tras realizar el primer aterrizaje estadounidense en la superficie lunar en más de medio siglo y el primero logrado por el sector privado.

Las acciones cayeron un 35% el lunes, su peor caída en cerca de un año, después de que la empresa advirtiera de que se espera que las comunicaciones con Odysseus cesen el martes, sólo cinco días después de que aterrizara a unos 300 km del polo sur de la Luna.

Sólo alrededor del 18% de las acciones en circulación de Intuitive Machines están disponibles para su negociación, según datos de la LSEG, lo que hace que el valor, que salió a bolsa el año pasado, sea susceptible de sufrir altos niveles de volatilidad.

Intuitive había dicho el viernes que Odysseus, que transporta cargas útiles para su principal cliente, la NASA, tendría energía suficiente para funcionar entre nueve y diez días en el "mejor de los casos".

Aún no está claro cuántos datos científicos podrían perderse debido a la menor duración de la misión.

Intuitive tiene previsto utilizar un módulo de aterrizaje Nova C, de la misma clase que Odysseus, para otras misiones. Su próxima misión, la IM-2, se lanzará a finales de este año y llevará herramientas de investigación para perforar el hielo de debajo de la superficie lunar.

La empresa, que dijo haber gastado unos 100 millones de dólares en el módulo de aterrizaje, tiene la ambición de abaratar el coste del acceso a la Luna y recibió 118 millones de dólares de la NASA en el marco de su programa de Servicios Comerciales de Carga Lunar.