Las acciones de la gestora de patrimonios Julius Baer se desplomaron otro 5% el martes, elevando su caída total desde principios de la semana pasada a más del 20%, por los temores sobre su exposición al grupo inmobiliario en dificultades Signa.

Signa, controlado por un magnate austriaco, se ha endeudado fuertemente con bancos como Julius Baer, que el lunes reveló que tenía una exposición de más de 600 millones de francos suizos (682,6 millones de dólares) al conglomerado y sus entidades.

La exposición es la mayor de la cartera de préstamos de deuda privada del banco, que ascendía a 1.500 millones de francos a finales de octubre, dijo. Julius Baer declinó hacer más comentarios el martes.

Las acciones bajaban un 5,6% hacia las 1505 GMT para cotizar en su nivel más bajo este año, después de que los analistas de Morgan Stanley rebajaran la calificación del valor a infraponderar.

"Dados los vientos en contra de los ingresos, los problemas de calidad crediticia y los bajos rendimientos del capital, vemos una mejor relación riesgo-recompensa en otros lugares del sector", dijeron los analistas.

En noviembre, Baer ya dotó 70 millones de francos en provisiones contra su cartera de créditos.

Los analistas de Morgan Stanley dijeron que esperan que Julius Baer tome otros 50 millones de francos de provisiones en 2024. El analista de Vontobel, Andreas Venditti, sitúa la cifra muy por encima y cree que el banco suizo podría amortizar la mitad de su exposición de 606 millones de francos suizos a Signa.

"A nuestro entender, la 'deuda privada' no se refiere a la exposición hipotecaria (de menor riesgo)", escribió Venditti en una nota a clientes.

"La exposición de Julius Baer es, por tanto, de alto riesgo, dada la muy difícil situación financiera del Grupo Signa".

(1 $ = 0,8790 francos suizos) (Reportaje de Noele Illien; Edición de Jan Harvey)