Las acciones de las aerolíneas brasileñas Azul y Gol se dispararon el viernes después de que anunciaran un acuerdo de código compartido, conectando sus redes y programas de viajeros frecuentes, en un movimiento que reavivó las especulaciones sobre una posible fusión.

El acuerdo cubre todas las rutas nacionales operadas por una compañía pero no por la otra, según informaron las empresas en un comunicado conjunto. Se espera que el acuerdo cree unas 2.700 rutas de viaje con una única conexión.

Las acciones de Azul se dispararon más de un 10% tras el anuncio, mientras que las de Gol subieron hasta un 19%.

Gol y Azul son, respectivamente, la segunda y tercera aerolíneas de Brasil por ingresos por pasajero-kilómetro, un indicador del tráfico. Cada una tiene alrededor del 30% de la cuota de mercado nacional, por detrás del 40% de LATAM, según datos del regulador ANAC.

Gol ha ido perdiendo terreno desde que solicitó la protección por quiebra en Estados Unidos a principios de este año, después de luchar con una pesada deuda y retrasos en las entregas del fabricante de aviones Boeing.

El acuerdo de código compartido llega después de que los medios de comunicación informaran de que Azul estaba meditando la adquisición de Gol, que fue la principal aerolínea brasileña hasta 2021.

Azul ha dicho en los últimos meses que estaba observando el mercado en busca de posibles asociaciones, y que en general estaba a favor de la consolidación para fortalecer a las compañías aéreas.

Los analistas de Itaú BBA dijeron que el acuerdo de código compartido podría desbloquear ingresos adicionales para Azul, al tiempo que aumentaría la percepción de los inversores sobre una posible fusión.

"Dado que Azul vuela sola en más del 80% de sus rutas, la combinación de sus negocios podría desbloquear importantes sinergias de ingresos además del ahorro de costes para la compañía combinada", dijeron los analistas en una nota a clientes.

A partir de finales de junio, el acuerdo de código compartido no requiere aprobación antimonopolio.

El ministro brasileño de Puertos y Aeropuertos, Silvio Costa Filho, dijo que espera que el acuerdo de código compartido entre Gol y Azul amplíe la conectividad y ofrezca más opciones de vuelo en Brasil.

"El ministerio y la ANAC vigilarán cualquier consecuencia del acuerdo, buscando siempre mejores servicios y condiciones para el consumidor brasileño", dijo Costa Filho en las redes sociales.

El acuerdo también vincula los programas de viajero frecuente de Azul y Gol, permitiendo a los viajeros ganar puntos en su programa preferido.

Azul tenía un acuerdo de código compartido con LATAM en 2020, cuando la pandemia de coronavirus golpeó a la industria del transporte aéreo, pero se vino abajo al año siguiente cuando Azul pujó sin éxito por combinarse con la aerolínea con sede en Chile.

Las aerolíneas locales han luchado por estabilizar sus negocios desde la pandemia. Junto con la presentación del Capítulo 11 por parte de Gol, LATAM salió del tribunal de quiebras con un plan de reorganización de 8.000 millones de dólares en 2022. Azul reestructuró su deuda fuera de los tribunales el año pasado.

Los analistas de Genial Investimentos dijeron que creen que el acuerdo refleja el desafío de Gol para mantener el ritmo de la demanda en este momento y debería beneficiar a Azul con un mayor flujo de pasajeros.

Las aerolíneas brasileñas han registrado una demanda más fuerte este año, lo que llevó a Azul a elevar en marzo su estimación de beneficios básicos.