Los exportadores rusos de petróleo están cobrando más por su crudo en los principales mercados de la India que en cualquier otro momento desde que comenzó la guerra en Ucrania, a medida que un número creciente de transportistas e intermediarios participan en el comercio, debilitando el impacto de las sanciones occidentales sobre Moscú.

Los exportadores han tenido que ofrecer grandes descuentos para animar a las navieras y comerciantes a mover su crudo y frenar el riesgo de sanciones desde la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia en febrero de 2022.

Entre las restricciones, Estados Unidos y la Unión Europea impusieron un tope de precio de 60 dólares por barril a las ventas de crudo ruso, lo que significa que los transportistas y aseguradoras occidentales sólo pueden participar en el comercio de crudo ruso si el crudo se vende por debajo del precio límite.

Los exportadores rusos han llegado a acuerdos este mes para vender su petróleo estrella de los Urales para su entrega a las refinerías indias con descuentos de entre 3 y 3,50 dólares por barril respecto al crudo de referencia mundial Brent, según cinco comerciantes y funcionarios de refinerías indias.

Se trata del descuento más estrecho para los Urales desde que Reuters comenzó a supervisar los precios del petróleo ruso en la India a principios de 2023, cuando el descuento llegaba a los 20 dólares por barril. Sugiere acuerdos por encima del precio máximo, ya que el Brent cotiza en torno a los 82 dólares por barril, aunque eso también depende de los costes de flete.

La reducción del descuento muestra el éxito de Rusia a la hora de encontrar nuevos compradores para su petróleo. India no tiene sanciones contra Moscú y se convirtió en el mayor comprador de crudo ruso transportado por mar, por delante de China y Turquía, después de que las refinerías europeas detuvieran las importaciones.

También refleja un aumento de los cargadores que transportan petróleo ruso.

"Se está viendo un mayor número de barcos que han encontrado la forma de eludir las sanciones operando fuera de la jurisdicción occidental", dijo Michelle Wiese Bockmann, analista principal del grupo de datos marítimos Lloyd's List Intelligence.

Más de 630 petroleros -algunos de ellos con más de 20 años- se dedican actualmente al transporte de petróleo ruso, así como de crudo iraní sancionado, según Lloyd's List Intelligence.

Los operadores tienen su base principalmente en China y los Emiratos Árabes Unidos, según el grupo de datos, y representan alrededor del 14,5% de la flota mundial total de petroleros.

Antes de la guerra de Ucrania, esta llamada flota de petroleros en la sombra sumaba unos 280-300 buques, según Lloyd's List Intelligence.

La limitación de precios creó inicialmente una escasez de buques para las ventas de petróleo ruso a India y China, con fletes que alcanzaban hasta 20 millones de dólares por petrolero por viaje de ida, según los comerciantes.

Pero los costes de flete para el envío de petróleo ruso a la India han descendido a unos 5-5,5 millones de dólares en junio, acercándose a los niveles de antes de la guerra, afirman. Unos costes de flete más bajos significan que las compañías petroleras rusas ganan más con las ventas.

Este descenso se produce incluso después de que las sanciones impuestas por Estados Unidos al grupo naviero ruso Sovcomflot eliminaran 15 petroleros de la flota de Moscú.

El resultado es que los exportadores rusos han podido cobrar precios más altos. En lo que va de año, el precio del petróleo de los Urales en los puertos del Báltico ha alcanzado una media de 69,4 dólares por barril, frente a los 54,8 dólares del mismo periodo de 2023, según datos de LSEG.

El Ministerio de Energía ruso no respondió inmediatamente a una solicitud de Reuters para hacer comentarios.

LAS SANCIONES SIGUEN FUNCIONANDO

Los exportadores de petróleo rusos y la tesorería del Kremlin siguen recibiendo menos de lo que habrían recibido antes de que comenzara la guerra.

Aunque el petróleo ruso no cotiza en Europa, una evaluación teórica valora actualmente el crudo de los Urales en torno a menos 10 dólares por barril frente a la referencia "Brent fechado". Antes de la guerra, solía cotizarse en Europa a más o menos 1 ó 2 dólares por barril.

Las potencias occidentales afirman que las sanciones han privado a Rusia de al menos 100.000 millones de dólares en ingresos petroleros perdidos, además de la confiscación de 280.000 millones de dólares en activos del banco central, según estimaciones de un miembro del Grupo de los Siete (G7), vistas por Reuters.

Las sanciones también han provocado grandes pérdidas en Gazprom después de que la UE recortara drásticamente las importaciones del monopolio ruso del gas.

Funcionarios estadounidenses afirman que se han comprometido a encarecer la venta de petróleo a Rusia a través de la flota fantasma. Los funcionarios occidentales estiman que Rusia ha gastado al menos 8.000 millones de dólares en potenciar su flota sombra.

"Rusia ha invertido y sigue invirtiendo miles de millones en nuevas infraestructuras de transporte, incluidos nuevos buques, para operar al margen del régimen de precios máximos. Eso ayuda: el dinero que se destina a los petroleros de otro modo habría ido a parar a los tanques", declaró un portavoz del Tesoro estadounidense.

El endurecimiento de las sanciones a Rusia ha sido un tema clave para los líderes del G7 reunidos esta semana en Italia.

TODAVÍA BARATO

Incluso con un descuento menor, el crudo ruso sigue siendo más barato para las refinerías indias que los suministros competidores de países como Arabia Saudí.

Las compras indias de petróleo ruso alcanzaron un máximo de nueve meses en abril, según mostraron los datos de seguimiento de buques. India es el segundo mayor importador de petróleo del mundo después de China.

"Estamos tomando todo el petróleo ruso que podemos para ahorrar en el coste de importación", dijo una fuente de una refinería india, que pidió no ser nombrada ya que no está autorizada a hablar con los medios de comunicación.

El primer ministro indio, Narendra Modi, ha prometido reforzar los lazos energéticos con Rusia.

Las autoridades chinas también han prometido una asociación más estrecha con Moscú y han dicho que la cooperación energética crecerá ante las crecientes tensiones con Occidente. (Información de Jonathan Saul en LONDRES, Reuters en MOSCÚ, Nidhi Verma en NUEVA DELHI, información adicional de Timothy Gardner en WASHINGTON; edición de Mark Potter)