El traslado de partes de la compensación de derivados en euros de Londres a los países de la Unión Europea es ya inevitable y los bancos deben prepararse, se dijo el miércoles a los responsables del sector, pero otros advirtieron de que la intervención de la UE sería contraproducente.

La UE aprobó en febrero una nueva ley que obligará a los bancos y gestores de activos del bloque a tener una "cuenta activa" en una cámara de compensación de la agrupación de 27 miembros para los contratos clave que compensan en Londres ICE Clear y London Stock Exchange Group.

La UE quiere supervisar directamente la compensación de billones de euros en swaps de tipos de interés y futuros del Euribor, y depender menos de un Londres post-Brexit.

El permiso de la UE para que los compensadores británicos sigan prestando servicios a los clientes de la UE expira en junio del año que viene.

"La dirección a seguir es muy clara... todo el mundo tiene que estar preparado, establecido, ser capaz de hacer negocios en la UE", Matthias Graulich, miembro del consejo ejecutivo de Eurex Clearing, la unidad de Deutsche Boerse en Fráncfort que se beneficiará de la nueva ley.

"Creo que efectivamente vamos a empezar con este requisito en el segundo trimestre del año que viene probablemente, así que nos da un buen año para prepararnos", dijo Graulich en la conferencia anual de derivados IDX, añadiendo que "un gran número" de clientes se han enganchado a Eurex Clearing.

"Un tercio de esos 650 miembros compensadores y clientes están activos regularmente. Todos los demás están observando la situación", añadió Graulich.

Nasdaq y la bolsa de Madrid también esperan captar parte del negocio de Londres.

Pero Hester Serafini, presidenta de ICE Clear Europe, parte de ICE Inc propietaria de la Bolsa de Nueva York, dijo que estaba viendo "mucha negatividad" entre los clientes respecto a la política de la UE.

"En lugar de motivar a la gente hacia una propuesta de valor... esta política sólo está forzando las cosas, y no estamos teniendo una gran acogida, no estamos viendo cambios en los flujos", dijo Serafini en la conferencia.

En última instancia, los clientes se quedarán con los mayores fondos de liquidez para obtener los mejores precios, afirmó.

"No creemos que esta política consiga en última instancia lo que pretende", añadió Serafini.

El organismo de vigilancia de valores de la UE, la AEVM, deberá detallar en los próximos meses cómo es una cuenta "activa", y Bruselas también decidirá si la compensación entre canales puede continuar.