La debilidad de los valores tecnológicos estadounidenses arrastró el viernes a la baja a una cesta de valores mundiales por segunda sesión consecutiva, y el dólar alcanzó su nivel más alto desde principios de mayo, mientras que un indicador de la actividad empresarial estadounidense subió hasta máximos de más de dos años.

S&P Global dijo que su índice de producción PMI compuesto de EE.UU., que sigue los sectores manufacturero y de servicios, subió a 54,6 este mes, el más alto desde abril de 2022, desde una lectura de 54,5 en mayo. Una lectura por encima de 50 indica expansión.

Sin embargo, mientras que un repunte del empleo ayudó a elevar la lectura, las presiones sobre los precios se suavizaron, sumándose a los datos recientes que han impulsado el optimismo de que la inflación puede estar enfriándose.

En Wall Street, el S&P 500 siguió bajando por la tarde. El Nasdaq remontó brevemente desde los mínimos iniciales, pero se quedó lejos de los máximos históricos alcanzados durante un rally impulsado por la IA en los últimos días. Las acciones de Nvidia fueron el mayor lastre tanto para el S&P como para el Nasdaq, con una caída de más del 3% en la sesión, aunque el fabricante de chips sigue subiendo cerca de un 155% en el año.

El Dow de Industriales se mantuvo a flote tras los avances iniciales, impulsado en parte por las acciones de McDonald's. El Dow va camino de registrar su mayor subida porcentual semanal desde mediados de mayo, mientras que el S&P va camino de su tercer avance semanal consecutivo. El Nasdaq está a punto de romper una racha de dos semanas de ganancias.

"Las mayores empresas del S&P 500 son excelentes, muy rentables y crecen con rapidez... pero se están volviendo un poco caras", afirmó Chris Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance.

"No nos sorprendería que el mercado se tomara un respiro y se enfriara un poco a corto plazo".

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 11,72 puntos, o un 0,03%, hasta 39.123,04, el S&P 500 amplió sus pérdidas a 11,15 puntos, o un 0,20%, hasta 5.462,02 y el Nasdaq Composite perdió 35,97 puntos, o un 0,20%, hasta 17.685,62.

El índice MSCI All Country World, un indicador de las acciones mundiales, cayó 3,5 puntos, o un 0,44% en el día, hasta los 800,85 puntos. Esto siguió a un récord intradía de 807,17 alcanzado el jueves y redujo sus perspectivas de un tercer avance semanal consecutivo.

Otros datos económicos sobre el mercado inmobiliario mostraron que las ventas de viviendas existentes en EE.UU. cayeron por tercer mes consecutivo en mayo, ya que los precios récord y el resurgimiento de los tipos hipotecarios mantuvieron al margen a los compradores potenciales.

Las bolsas europeas cerraron a la baja, presionadas por las caídas de los valores bancarios y las acciones tecnológicas en un contexto de datos económicos que mostraron que el crecimiento empresarial de la zona euro se ralentizó bruscamente este mes.

El índice STOXX 600 cayó un 0,73%, mientras que el amplio FTSEurofirst 300 europeo retrocedió 15,59 puntos, o un 0,76%.

La rentabilidad de los bonos del Tesoro estadounidense subió tras conocerse los datos y siguió subiendo, con el rendimiento de los bonos estadounidenses a 10 años 1,1 puntos básicos más, hasta situarse en el 4,265%. El rendimiento a 10 años se encamina a su primera subida semanal tras dos descensos consecutivos.

El índice del dólar, que mide el billete verde frente a una cesta de divisas que incluye el yen y el euro, ganó terreno con firmeza, subiendo un 0,19% a 105,83, con el euro bajando un 0,1% a 1,0689 dólares.

La libra esterlina siguió debilitándose, un 0,17% a 1,2633 $.

Frente al yen japonés, el dólar siguió ganando terreno y subió un 0,42% a 159,57. Ese nivel no se veía desde finales de abril, cuando las autoridades japonesas intervinieron para frenar la rápida caída de la divisa.

Los datos japoneses publicados el viernes indicaron que la inflación impulsada por la demanda del país se ralentizó en mayo, lo que ensombrece el panorama para una subida de tipos por parte del Banco de Japón.

El vicegobernador del BoJ, Shinichi Uchida, declaró el viernes que el banco central estaba dispuesto a subir los tipos si la economía y los precios se movían en línea con sus previsiones, pero que seguían existiendo signos de debilidad.

El máximo responsable de divisas del país, Masato Kanda, también dijo que las autoridades japonesas están dispuestas a tomar medidas contra los movimientos especulativos y excesivamente volátiles en el mercado de divisas que perjudiquen a la economía.

En las materias primas, el crudo estadounidense revirtió las ganancias iniciales logradas ante los indicios de mejora de la demanda, perdiendo un 0,78% hasta los 80,66 dólares el barril. El Brent también cedió su avance anterior, cediendo un 0,67% en el día hasta los 85,14 dólares por barril. Pero los signos de mejora de la demanda mantuvieron a ambos en la senda de un segundo avance semanal consecutivo.