Las acciones mundiales subieron el martes, impulsadas por la recuperación de Wall Street, donde los inversores están pendientes de los informes de beneficios de las megacaps estadounidenses, y el yen tocó mínimos de varios años frente al dólar y el euro.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro cayeron después de que los datos mostraran que la actividad empresarial estadounidense se enfrió hasta mínimos de cuatro meses.

La relajación de la preocupación por la amenaza de una gran escalada de la tensión en Oriente Próximo y la atención prestada a los beneficios empresariales renovaron el apetito por el riesgo de los inversores.

El indicador MSCI de valores de todo el mundo subió 9,47 puntos, o un 1,26%, hasta 758,76 a las 2:09 p.m. ET (1809 GMT), alejándose aún más del mínimo de dos meses del viernes.

En Wall Street, el Promedio Industrial Dow Jones subió 255,14 puntos, o un 0,67%, a 38.495,12, el S&P 500 ganó 63,23 puntos, o un 1,26%, a 5.073,83 y el Nasdaq Composite ganó 266,57 puntos, o un 1,73%, a 15.717,87.

El FTSE 100 alcanzó un máximo histórico, mientras que el STOXX 600 subió un 1,09% gracias a las ganancias del sector tecnológico.

Al optimismo se sumó una serie de encuestas sobre la actividad empresarial que mostraron que Alemania volvió a crecer a principios de abril tras meses de contracción, mientras que la actividad en la zona euro más amplia se expandió a su ritmo más rápido en casi un año.

"Nos estamos volviendo un poco más positivos en cuanto al sentimiento de riesgo. Sigue habiendo bastante incertidumbre en torno a la geopolítica y al aumento de los rendimientos reales en EE.UU., pero somos más positivos que hace una semana", dijo Mohit Kumar, estratega de Jefferies.

El dólar retrocedió desde sus máximos recientes, pero se vio cómodamente respaldado por la opinión entre los inversores de que no se producirán recortes de tipos en EE.UU. a corto plazo por parte de la Reserva Federal y por la subida este mes de los rendimientos de los bonos del Tesoro a su nivel más alto desde noviembre.

En Wall Street, las grandes acciones tecnológicas obtuvieron mejores resultados antes de los resultados trimestrales de esta semana.

"Lo más probable es que los informes de resultados que veamos en las próximas semanas sean positivos, pero obviamente sigue habiendo problemas en torno a lo que hará la Reserva Federal a continuación", dijo Shane Oliver, economista jefe de AMP, señalando que también persistían las preocupaciones sobre la seguridad. "Es demasiado pronto para decir que los problemas en Oriente Medio han desaparecido".

"Hay muchas cosas que podrían causar volatilidad de aquí a finales de año. Así que probablemente estemos llegando a un periodo más restringido y volátil para los mercados".

Aparte de Tesla, Meta Platforms, Alphabet y Microsoft publicarán resultados esta semana.

¿MEGA WOBBLE?

UBS rebajó el lunes su calificación sobre las empresas de megacapitalización, advirtiendo de que el impulso del crecimiento de los beneficios de los llamados Seis Grandes valores tecnológicos podría "desplomarse" en los próximos trimestres.

La actividad empresarial estadounidense, el crecimiento económico trimestral y una medida de la inflación mensual encabezan la lista de datos macro esta semana.

Los operadores esperan ahora que el primer recorte de tipos de la Reserva Federal se produzca con toda probabilidad en septiembre y sólo ven recortes de 40 puntos básicos este año, frente a las expectativas de recortes de 150 puntos básicos a principios de año.

El rendimiento de los bonos estadounidenses de referencia a 10 años cayó 3,5 puntos básicos, hasta el 4,588%, desde el 4,623% registrado a última hora del lunes.

El rendimiento de los bonos a 30 años cayó 1,5 puntos básicos hasta el 4,7086% desde el 4,724% a última hora del lunes.

El rendimiento de la nota a 2 años, que suele moverse al compás de las expectativas de tipos de interés, cayó 4,4 puntos básicos hasta el 4,9266%, desde el 4,971% de última hora del lunes.

Se espera que el Banco Central Europeo recorte los tipos en junio y esta divergencia con la Fed está pesando sobre el euro . Subió por última vez un 0,14% a 1,0667 $, no muy lejos del mínimo de cinco meses de la semana pasada de 1,0601 $.

El yen se recuperó tras marcar otro mínimo de 34 años frente al dólar.

El ministro japonés de Finanzas, Shunichi Suzuki, declaró que la reunión trilateral de la semana pasada con sus homólogos de EE.UU. y Corea del Sur sentó las bases para que Tokio tome las medidas oportunas en el mercado de divisas.

Se trata de la advertencia más clara hasta la fecha de las autoridades monetarias japonesas de que la tolerancia ante la caída de la divisa se está agotando y de que es probable una intervención oficial para apuntalarla.

En las materias primas, el oro al contado revirtió las pérdidas anteriores y subió un 0,08% hasta los 2.328,14 dólares la onza. Los futuros del oro estadounidense cayeron un 0,3% hasta los 2.325,30 $ la onza.

Los precios del petróleo subieron mientras los inversores seguían evaluando la situación en Oriente Medio. El crudo estadounidense subió un 1,76% hasta los 83,34 dólares por barril y el Brent subió hasta los 88,39 dólares por barril, un 1,6% más en el día.