Michael Aspinall, de Jefferies, mantiene su opinión negativa sobre las acciones con una recomendación de venta. El precio objetivo sigue siendo de 30 EUR.