Xbox Game Pass de Microsoft ocupará el centro del escenario en su presentación anual de videojuegos el domingo, mientras el gigante del software se prepara para lanzar la última entrega de su franquicia superventas "Call of Duty" en el servicio de suscripción.

Poner el título en Game Pass marcaría una importante apuesta de Microsoft por el naciente servicio en un momento en que su negocio de videojuegos ha estado lidiando con la dura competencia de las consolas PlayStation de Sony y una desaceleración más amplia en la industria.

Es probable que la medida impulse el crecimiento del servicio de suscripción, que en febrero contaba con 34 millones de abonados. Pero también podría comerse las ventas de la franquicia más codiciada de Activision Blizzard, que Microsoft compró por 69.000 millones de dólares en octubre del año pasado.

"Crea un gran impulso para Game Pass como servicio de suscripción", dijo Joost Van Dreunen, profesor de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York.

Añadió que ofrecía un buen valor a los clientes en un mercado de juegos blando, que ha obligado a realizar despidos en empresas como Activision.

La presidenta de Xbox, Sarah Bond, declaró el mes pasado que los jugadores pueden esperar todos los juegos first-party de Xbox en el servicio desde el día de su lanzamiento, así como algunos "grandes juegos" de las demás franquicias que posee.

Una fuente familiarizada con el asunto dijo a Reuters en mayo que la compañía planea lanzar el próximo título de "Call of Duty" en Game Pass en la presentación de Xbox.

Algunos analistas también han tomado los comentarios de Bond como una señal de que la compañía podría con el tiempo poner toda la franquicia "Call of Duty" de más de 20 juegos en Game Pass, aunque se espera que tal movimiento no se materialice hasta el próximo año o 2026.

La incorporación de la franquicia también impulsaría la adopción del servicio de juegos en la nube de Xbox, que permite jugar y transmitir juegos en cualquier dispositivo, como televisores y teléfonos móviles.

"Si sólo quieres jugar en tu televisor y nunca te molestas en comprar una consola o no tienes un buen PC, pero tienes un televisor y una conexión rápida a Internet, Game Pass es en realidad bastante atractivo", dijo Michael Pachter, analista de Wedbush Securities.

Los expertos en videojuegos también creen que Xbox podría introducir un nivel de suscripción más barato y basado en publicidad para Game Pass, muy parecido al de Netflix para impulsar la adopción de su servicio entre los hogares con menos ingresos. El último nivel de Game Pass cuesta unos 17 dólares al mes en Estados Unidos.

"Encontrarán una alternativa de precio más bajo, que sospecho que, al igual que Netflix, será con publicidad y funcionará para la gente que no tiene una consola", dijo Pachter. (Reportaje de Zaheer Kachwala en Bengaluru; Edición de Maju Samuel)