Molina Healthcare superó el miércoles las estimaciones de Wall Street para los beneficios del primer trimestre, ayudada por el aumento de las primas en sus planes de seguro Medicaid respaldados por el gobierno para personas con bajos ingresos.

La compañía también reafirmó sus perspectivas para 2024, con unos ingresos por primas de unos 38.000 millones de dólares y unos beneficios ajustados de al menos 23,50 dólares por acción diluida. Los analistas de Wall Street esperan unos beneficios para todo el año de 23,56 dólares por acción.

El ratio trimestral de costes médicos de Molina, el porcentaje de primas pagadas por servicios médicos, fue del 88,5%, por encima de las estimaciones de LSEG del 88,2%.

El principal negocio de la aseguradora sanitaria con sede en California es el seguro Medicaid, un programa de seguros conjunto del gobierno federal y estatal para personas con bajos ingresos.

Molina atendía a unos 5,7 millones de personas a través de sus planes de Medicaid a 31 de marzo, lo que supone un aumento del 9% respecto al año anterior.

El resto de los afiliados están inscritos en los planes de Medicare que ofrece Molina. El programa Medicare, respaldado por el gobierno, ayuda a cubrir los gastos médicos de las personas mayores de 65 años o con ciertas discapacidades.

El número de afiliados a Medicaid de la compañía ascendió a 5,1 millones en el trimestre sobre el que se informa, y el de Medicare a 258.000.

A principios de este mes, sus rivales Centene, Elevance y Humana obtuvieron contratos de Medicaid del estado de Florida que tendrán una validez de seis años.

Se espera que la pérdida de contratos afecte a las empresas que dependen de Medicaid, como Molina.

La empresa obtuvo un beneficio ajustado de 5,73 dólares por acción en el trimestre finalizado el 31 de marzo, mientras que los analistas esperaban 5,59 dólares por acción.

Los ingresos de Molina por primas ascendieron a 9.500 millones de dólares en el trimestre, frente a la previsión de los analistas de 9.200 millones. (Reportaje de Unnamalai L en Bengaluru; Edición de Shilpi Majumdar y Shailesh Kuber)