Los minoristas esperan que las previsiones de un Viernes Negro fresco y seco en gran parte de EE.UU. atraigan a millones de compradores a sus tiendas en el arranque de la temporada clave de compras navideñas.

Pero con muchos compradores enfrentándose a presiones financieras, se espera que el gasto navideño en EE.UU. aumente al ritmo más lento de los últimos cinco años. La mayoría de los grandes minoristas redujeron drásticamente sus contrataciones estacionales.

Los consumidores siguen siendo muy cautos, por lo que si las ventas navideñas suben, creemos que se deberá a que la inflación hará subir los precios, afirmó Jessica Ramírez, analista de investigación de Jane Hali & Associates.

Los compradores estadounidenses tienen previsto gastar una media de 875 dólares en compras navideñas -42 dólares más que el año pasado-, con la ropa, las tarjetas regalo y los juguetes a la cabeza de la mayoría de las listas de la compra, según una encuesta realizada a 8.424 adultos a principios de noviembre por la Federación Nacional de Minoristas, un grupo comercial minorista estadounidense.

Se espera que un récord de 130,7 millones de personas compren en tiendas y por Internet en EE.UU. el Viernes Negro de este año, según sus estimaciones.

Los ejecutivos afirman que el auge de las compras por Internet ha restado importancia al Viernes Negro como acontecimiento de un solo día. Los minoristas, desde Macy's a Amazon, lanzan ahora ofertas ya en octubre y a menudo ofrecen descuentos adicionales más cerca de Navidad, según dijo el consejero delegado de Macy's, Jeff Gennette, a los inversores este mes.

La mayoría de las tiendas estadounidenses permanecieron cerradas el Día de Acción de Gracias, pero abrirán a los compradores a las 5 ó 6 de la mañana del viernes. Una coalición de organizaciones activistas, entre ellas el grupo antibelicista "Actúa ahora para detener la guerra y acabar con el racismo", ha convocado "interrupciones y concentraciones" en los principales centros comerciales el Viernes Negro para exigir un alto el fuego y el fin de la ayuda a Israel. El Departamento de Policía de Nueva York dijo el miércoles que "actualmente no hay amenazas creíbles a ningún evento individual o a la ciudad de Nueva York en general" durante el fin de semana festivo.

En llamadas posteriores a los resultados de esta semana, minoristas desde Kohl's a Nordstrom dijeron a los inversores que habían invertido en chaquetas, jerséis de cachemira y botas Ugg para atraer a los compradores navideños tras un octubre inusualmente cálido. Macys también promocionó las ofertas del Viernes Negro en atuendos de temporada, incluyendo descuentos de entre el 60% y el 65% en abrigos para hombre y mujer, según su página web.

Sin duda, algunos minoristas celebran sus mayores rebajas para el fin de semana de Acción de Gracias, y los grandes almacenes como Walmart, Lowes y Home Depot mantuvieron o aumentaron sus descuentos anunciados.

Si esas ofertas convencerán a los consumidores cansados de la inflación para que abran sus carteras es la mayor preocupación para los minoristas el viernes. Varias categorías de mercancías que fueron las más vendidas en el Viernes Negro en años anteriores han sido las más afectadas por la reciente caída del gasto discrecional, dijo Mari Shor, analista senior de renta variable de Columbia Threadneedle Investments.

Best Buy, por ejemplo, está ofreciendo entre 100 y 1.600 dólares de descuento en productos electrónicos, incluidos ordenadores portátiles, televisores de pantalla plana y batidoras KitchenAid, después de decir a los inversores esta semana que los compradores siguen aplazando las compras de gran valor.

El descenso del gasto en lujo también ha llevado a los grandes almacenes, como Bergdorf Goodman y Nordstrom, a ofrecer grandes descuentos en artículos como zapatos de Balenciaga y pendientes de Oscar de la Renta. Los diseñadores siguen presionados, principalmente en zapatos y bolsos, y seguimos ajustando nuestro inventario para satisfacer esa demanda, dijo el martes a los inversores el presidente de Nordstrom, Pete Nordstrom.